18.1.19

Habemos...

Hoy voy a hablarles de este verbo que causa dudas tanto a la hora de escribirlo como de decirlo. Voy a empezar a contar cuál es el uso incorrecto, ya que es el que más se comete:
 
En la lengua culta actual, la primera persona del plural del presente de indicativo del verbo haber es hemos, y no la arcaica habemos, cuyo uso en la formación de los tiempos compuestos de la conjugación es hoy un vulgarismo propio del habla popular que debe evitarse en el habla culta; así, no debe decirse: "Habemos visto a tu hermano", sino "Hemos visto a tu hermano". 

También, debe evitarse en el habla culta el uso de habemos con el sentido de ‘somos o estamos’, puesto que el verbo haber, cuando se emplea para denotar la presencia o existencia de personas o cosas, es impersonal y, como tal, se usa solo en tercera persona del singular: "Hay pocos solteros en el pueblo"; "Había tres personas en la habitación". Por lo tanto, si quien habla desea incluirse en la referencia, no debe emplear el verbo haber en primera persona del plural, como se hace a veces en el habla popular, recurriendo, para el presente de indicativo, a la forma habemos: "Habemos pocos solteros en el pueblo", "Habemos tres personas en la habitación"; debe decirse: "Somos pocos solteros en el pueblo", "Estamos tres personas en la habitación". *Uso correcto:

Solo es admisible hoy en la lengua culta el uso de la forma habemos como primera persona del plural del presente de indicativo de la expresión coloquial habérselas con una persona o cosa (‘enfrentarse a ella o tratar con ella a la fuerza’): "Ya sabés con quién nos las habemos"; "Nos las habemos con un asesino despiadado".



Fuente: Diccionario Panhispánico de Dudas.

15.1.19

Signos auxiliares de puntuación

Hoy vamos a ver algunos de los signos auxiliares de puntuación, que nos sirven para escribir textos literarios, académicos o periodísticos:


  • El apóstrofo: Es un signo en forma de coma elevada o voladita (´). Por lo general, indica elisión de una letra. Se coloca en la parte superior derecha de una letra o palabra: m´ hijo (mi hijo), d´ aquí (de aquí).

    Uso correcto:

    *Se lo suele usar en los textos literarios para imitar el modo de expresión oral de la gente humilde, como por ejemplo: "Di aquí lo sacó en una carretilla e´ mano y lo llevó pa´l río. Vean que marcada está la güeya por el peso ´l finado". También, se lo utiliza en nombres propios de otras nacionalidades: O´Connor, D´Ors.

    *En la poesía antigua señalaba la elisión de alguna vocal: "¡Oh, Belerna! ¡Oh, Belerna! por mi mal fuist´ engendrada, que siete años te serví sin alcanzar d´ ti nada". Romances, de Bernardo del Carpio.

    Uso incorrecto:

    *No se usa para separar enteros de decimales: *6´50. Debe ser: 6,50.

    *Tampoco, reemplaza los millares o las centenas en un número de un año, ya que es un anglicismo ortográfico: *Generación del ´80. Debe ser: Generación del 80.

  • Los corchetes: se utilizan, por regla general, de forma parecida a los paréntesis que incorporan información complementaria o aclaratoria. Su combinación con otros signos de puntuación es idéntica a la de los paréntesis.

    Uso correcto:

    *Dentro de un enunciado o texto, va entre paréntesis cuando es preciso introducir alguna nota aclaratoria o precisión. Ejemplo: "Una de las últimas novelas que publicó Benito Pérez Galdós (algunos estudiosos consideran su obra Fortunata y Jacinta [1886-87] la mejor novela del siglo XIX) fue El caballero encantado".

    *En poesía se coloca un solo corchete de apertura delante de las últimas palabras de un verso para indicar que no caben en la línea anterior. Ejemplo: "... Prendieron unos ranchos trémulos en la costa,
     durmieron extrañados. Dicen que en el [Riachuelo, pero son embelecos fraguados en la Boca. Fue una manzana entera y en mi barrio: en [Palermo". Jorge Luis  Borges.

    *Se utilizan en un texto transcripto cuando el copista o editor quiere incorporar alguna parte que falta, aclaración, nota, desarrollo de una abreviatura o cualquier interpolación ajena al texto original. Ejemplo: "La nieve hermoseaba 
    [texto tachado: los parques y los edificios de] la ciudad aquella mañana fría de julio".

    *Cuando en una cita textual se omite una parte del texto, ya sea una sola palabra o un fragmento más extenso. Ejemplo: "Pensé en lo que usted me había enseñado: que nunca hay que odiar a nadie. Le sonreí para decírselo; pero después pensé que él no pudo ver mi sonrisa 
    [...] por lo negra que estaba la noche". Juan Rulfo.

Otros signos que desarrollaremos en otro artículo son: la barra, el asterisco, las comillas, el guión corto, los paréntesis y la raya o guión largo.






Fuente: Normativa de la lengua.