"No hay que perder de vista que el corrector no es el autor de los textos"



23 de marzo de 2017

¡Volvimos!


 
Después de un año y tres meses, ¡estamos de nuevo! ¿El motivo de la ausencia? La maternidad... Una palabra que en mi experiencia habla de agotamiento, soledad, angustia, dolor y en contrapartida alegría, momentos de felicidad, risas y amor. Amor por ese nuevo ser que llegó a nuestras vidas y se transforma en un todo. Mi pequeño hijo se convirtió en mi única verdad... en lo más hermoso y maravilloso que hice en esta vida. Nadie me dijo el trabajo que iba a darme, fueron noches sin dormir, acunamientos eternos, peleas con mi pareja, cansancio extremo, una rutina totalmente distinta a la que tenía, pero por sobre todas las cosas, me olvidé de mí y todo pasó a ser para él.

Durante el tiempo que no actualicé este blog, estuve dedicándome 100% a esta personita que cuando me dice mamá aún no lo creo, que me sonríe mostrando esos dientes y me abraza cuando tiene miedo, cansancio, hambre o busca seguridad. Según la RAE, "maternidad" significa cualidad de madre. Y cualidad es la propiedad o característica distintiva, esencial o definitoria de una persona, de un ser vivo o de una cosa y que contribuye a hacerla lo que es y como es.

Entiendo que cada madre hace lo mejor que puede, me incluyo; vivimos en una sociedad que nos exige que trabajemos, que nos ocupemos de la casa, de nuestro marido y que también criemos a nuestros hijos... Uf, pensarlo ya cansa. Además, tenemos una vida, sí, la tenemos; mi cualidad de madre no cambia si también me ocupo de mí, al contrario, me hace sentir mejor si puedo hacerlo en otras cosas que no sean solo mi hijo. Por eso estoy de nuevo acá. Quiero volver a publicar artículos acerca del buen uso del lenguaje, de que se puede hacer un pequeño esfuerzo por escribir y usar mejor las palabras. Las redes sociales están atentando contra el lenguaje... Ya lo analizaremos. Ahora quisiera recordarles que nunca se olviden de googlear y de mirar el diccionario si tienen alguna duda. Y que estén atentos a las conjugaciones verbales y a hablar bien, ¡por favor! ¡Manos a la obra!






Correctoras de papel