"No hay que perder de vista que el corrector no es el autor de los textos"



7 de febrero de 2014

Adenda, no addenda ni addendum

El término adenda, que alude a un añadido que se hace al final de un texto, se escribe sin duplicar ninguna d, pues es un término ya adaptado al español a partir de la voz latina addenda, forma que desaconseja la ortografía académica.
En las noticias se puede ver escrita esta palabra de modo inapropiado, como en los siguientes ejemplos: «Se aprobó en la sesión plenaria la addenda al convenio» o «El referido acuerdo ha sido objeto de modificaciones y addendas posteriores».
El término, puede usarse en diferentes contextos, siempre en el caso de producciones escritas, por ejemplo en escritura contractual, manuales técnicos, textos legales, médicos, entre otros.
En todos los casos, el objeto de la misma es ampliar la información anteriormente escrita, y en algunos casos, también publicada.

En libros

En un libro, la adenda es una adición suplementaria (algunas veces se puede referir al apéndice) que se añade al trabajo principal. Puede explicar las inconsistencias, sobre todo si fueron encontradas demasiado tarde para corregirlas. Por ejemplo, la obra principal podría haber sido ya impresa y el coste por destruir y reimprimir el lote se considerara demasiado alto. Como tal, la adenda puede aparecer de muchas formas, una carta adicional que se incluye con el trabajo, archivos de texto digitales o cualquier otro soporte similar. Esto sirve para informar o alertar al lector de los errores presentes, como una errata.
Tal como señala la ortografía académica, el sistema gráfico del castellano rechaza la duplicación de consonantes, por lo que en los préstamos de voces extranjeras se simplifican: brócolitúnelchópedralidosier, etc. Este es también el caso de adenda, por lo que en los ejemplos anteriores habría sido preferible haber escrito «Se aprobó en la sesión plenaria la adenda al convenio» o «El referido acuerdo ha sido objeto de modificaciones y adendas posteriores».
Al igual que ocurre con otras palabras de la lengua especializada, como bacteria, el vocablo adenda se ha incorporado al español con significación singular aunque en su origen latino sea plural, por lo que no hay necesidad de introducir la variante addendum, que probablemente se usa por influencia del inglés. El plural de adenda es adendas.