"No hay que perder de vista que el corrector no es el autor de los textos"



12 de diciembre de 2014

Sic, definición

Es una palabra latina que puede traducirse como “así”. Su uso en nuestra lengua está vinculado a la expresión sic erat scriptum, que quiere decir “así fue escrito”. De este modo, sic se emplea como adverbio en los escritos para aclarar que una frase o palabra mencionada es textual.


Cuando una persona que escribe un texto incluye, habitualmente entre paréntesis, el adverbio sic, lo que está haciendo es indicar que lo dicho fue expresado de esa manera por otro individuo. Así justifica faltas de ortografíaerrores gramaticales o datos erróneos, que menciona en su texto sabiendo que lo dicho está mal, pero respetándolo por tratarse de una expresión literal de otra persona.


Supongamos que en un diario se publica el siguiente párrafo: 

“El presidente se negó a reunirse con el candidato opositor porque ‘está muy cansado y no tiene ganas de perder el tiempo por idioteces’ (sic), según señaló un integrante de su partido”.
Como se puede apreciar en este ejemplo, el periodista que escribe la nota apela al adverbio sic para aclarar que la frase fue dicha literalmente por otra persona. De este modo se justifica por la inclusión de una expresión que puede resultar grosera o violenta.

Otro ejemplo del uso de sic es el siguiente:

“Yo no escribí nada en la pared: cuando llegué al salón, la pared ya estaba escribida (sic). Le aseguro que soy inocente”. En este caso, el término sic aclara que el uso de “escribida” en lugar de “escrita” es adrede para respetar la literalidad de la expresión.







17 de noviembre de 2014

¿Qué es un trifelio?

Un trifelio surge cuando se pronuncia en voz alta una palabra repetidamente y aparece otra palabra. Es decir, no es escrito (como las palabras anagramas), sino que es hablado.
  • El trifelio puro sería cuando hay 3 sílabas, como “cásese” (que dicho rápido, aparece “seseca”).
  • El trifelio simple sería cuando solo hay dos sílabas, como “cala” (aparece “laca”).
  • También hay trifelios mixtos, que tienen parte de simple y de puros como “cama” y “amaca”.
La palabra trifelio no existe en el diccionario de la RAE. Podría ser una especie de anagrama pero el trifelio es diferente ya que no traspone letras sino sílabas y tiene sentido cuando lo pronuncias de manera hablada y no de manera escrita, a pesar que la wikipedia “lo mete todo en el mismo saco”.

Por ejemplo, el trifelio (simple) más famoso de todos es:
“monja” porque se puede decir: monjamonjamón… es decir, al decir la palabra “monja” rápidamente, aparece la palabra “jamón”.

LISTA DE TRIFELIOS SIMPLES:
  • amor mora.
  • bolo lobo.
  • bronca cabrón.
  • cala laca.
  • caña ñaca.
  • capa paca.
  • carro roca.
  • casa saca.
  • colo loco.
  • como moco.
  • copa paco.
  • cota taco.
  • gama maga.
  • gato toga.
  • goma mago.
  • jamón monja.
  • lapa pala.
  • lava bala.
  • lomo molo.
  • llama malla.
  • llave vella.
  • lleva valle.
  • paso sopa.
  • perra rrape.
  • posa sapo.
  • pata tapa.
  • pato topa.
  • peta tape.
  • soto toso.
LISTA DE TRIFELIOS PUROS
  • adios diosa.
  • bésela lávese.
  • casese “se seca”.
  • cucala “la cuca”.
  • labio viola.
  • pasese “sesepa”.
LISTA DE TRIFELIOS MIXTOS
  • cama amaca.
  • rama amarra.
NOTA: No confundir un trifelio con otras curiosidades gramaticales como las palabras:
  • Capicúa o palíndromo, que si se leen al revés, aparece la misma palabra. P.e. “reconocer” o “sometemos”.
  • Bifrontes, que son palíndromos especiales. Es una palabra o frase que permite un sentido leída de izquierda a derecha y otro distinto leída de derecha a izquierda. Por ejemplo: “La tele ves”, al revés se lee: “Se ve letal”.
  • Anagramas, que es la transposición de letras para crean una nueva palabra. P.e. “Roldán” y “Ladrón”.
  • Calambur, modificar el significado de una palabra o frase agrupando de distinta forma sus sílabas. P.e. “plátano es” y “plata no es”.
  • Pangramas o también llamados frases holoalfabéticas, que son frases que usan todas las letras posibles del alfabeto de un idioma. El más famoso en español es: “El veloz murciélago hindú comía feliz cardillo y kiwi. "La cigüeña tocaba el saxofón detrás del palenque de paja”
  • Lipogramas, que son textos que omiten expresamente una letra (o varias). Por ejemplo: “Yo los conozco, son ocho los monos”, omite todas las vocales menos la “o”.
  • Pipistrelos, también llamados panvocálicas o pentavocálicas, que son palabras que contienen las 5 vocales como: “murciélago”, “euforia”, “ayuntamiento”, “guineoecuatorial”, etc.


24 de octubre de 2014

Comer como Heliogábalo...

Dice el Diccionario de la Real Academia Española que un heliogábalo es una "persona dominada por la gula", y explica que es así "por alusión a Heliogábalo, emperador romano, que fue voraz". Cuenta la historia que en Roma nadie se atrevía a rechazar una invitación para cenar con el emperador. Lo mejor que se podía esperar era una velada de lo más desagradable, lo peor una muerte particularmente indigna. Porque el joven emperador dedicó su corto reinado a gastar pesadísimas bromas a algunos de sus infortunados súbditos.

Una de sus diversiones predilectas era invitar a cenar a los siete hombres más gordos de Roma. Se los sentaba en almohadones llenos de aire que eran pinchados de improviso por unos esclavos, derribando al suelo a los obesos comensales. A otros invitados se les servía comida artificial elaborada con cristal, mármol y marfil. La etiqueta exigía que la comieran.

Para un banquete él tenía 600 cerebros de avestruz preparados para su consumo y se disponía de 22 platos diferentes para el servicio. Una de sus extravagancias era que alimentaba a sus perros con foi gras.

Cuando se servía auténtica comida, los invitados debían estar preparados para encontrar arañas en la gelatina o excremento de león en la repostería. Quien comía demasiado y se quedaba adormilado podía despertar en una habitación llena de leones, leopardos y osos. Si sobrevivía a la impresión pronto descubría que los animales estaban domesticados

Con el objeto de convertirse en el sumo sacerdote de su nueva religión, Heliogábalo se hizo circuncidar. Herodiano relata que forzó a los senadores a contemplar su danza ante el altar de Deus Sol Invictus al toque de tambores y címbalos, y cada solsticio de verano celebró un gran festival en honor de la deidad, que se hizo muy popular entre las masas porque se distribuía comida en abundancia.

Heliogábalo desarrolló entre sus contemporáneos una reputación de excentricidad, decadencia y fanatismo que fue probablemente exagerada por sus sucesores y rivales políticos. Inmediatamente después de su muerte -fue asesinado en el año 222, cuando solo tenía dieciocho años- comenzó una campaña de propaganda contra Heliogábalo, atribuida tradicionalmente a Julia Avito Mamea. Circularon sobre él muchas historias denigrantes y falsas, y sus excentricidades pueden haberse exagerado. La más famosa de ellas, inmortalizada en una pintura del S. XIX, “Las rosas de Heliogábalo”, es que asfixió a invitados con una masa de «violetas y rosas» que se lanzaban desde arriba. 






Fuente: vanitatis.com, personajes



6 de octubre de 2014

¡Una selfi!

La grafía selfi, plural selfis, es una adaptación adecuada al español de la forma inglesa selfie, término empleado para referirse a las fotografías que uno toma de sí mismo, solo o en compañía de otros, en general con teléfonos móviles, tabletas o cámaras web.
La voz inglesa selfie (de self, ‘auto’ o ‘a sí mismo’) se utiliza con mucha frecuencia en los medios de comunicación en español, en ejemplos como «Todos se apuntaron a la ‘selfie’ de la presentadora» o «En agosto, un selfie en el que se mostraba al papa Francisco en compañía de un grupo de jóvenes dio la vuelta a la red».
Autofoto —con cierto uso ya: «Móviles diseñados para el arte de la autofoto», «… ha lanzado una campaña de autofotos para familiarizar a los europeos con el nuevo diseño»— o incluso autorretrato son alternativas completamente adecuadas en español, propuestas hace ya meses por la Fundéu BBVA.
Sin embargo, la evidencia del uso abrumador de la voz inglesa, tanto en medios hablados como escritos, sugiere la pertinencia de proponer la adaptación selfi (plural selfis), que refleja en español la pronunciación de este término inglés y no ofrece problemas de adaptación a nuestro sistema ortográfico.
Puesto que la forma inglesa en textos españoles se emplea en masculino y en femenino (el selfie/la selfie), y en tanto el uso mayoritario se decante por una u otra forma, la adaptación selfi puede considerarse también ambigua en cuanto al género (el/la selfi), como el/la mar, el/la armazón y otras muchas palabras.
Por lo tanto, en los ejemplos anteriores podría haberse escrito «Todos se apuntaron a la selfi de la presentadora» y «En agosto, un selfi en el que se mostraba al papa Francisco en compañía de un grupo de jóvenes dio la vuelta a la red».
De cualquier forma, si se elige emplear el anglicismo selfie, lo adecuado es escribirlo en cursiva o, si no se dispone de este tipo de letra, entre comillas.

Fuente: Fundéu

22 de septiembre de 2014

Cómo citar obras de arte...

Cuando el nombre de un artista se aplica a sus obras de creación, se mantiene la mayúscula y no son necesarias cursivas ni comillas: un Van Gogh, un Mondrian, dos Picassos…
Sin embargo, en los medios de comunicación es habitual encontrar frases como «Hacienda descubre un ‘van gogh’ en la caja de seguridad de un defraudador», «Un ‘mondrian’ que quiere ser el más caro del mundo» o «Los multimillonarios chinos, adictos a los ‘picassos’, los ‘dalís’ y los ‘mirós’».
Aunque en estos casos funcionan como sustantivos comunes, la Ortografía de la lengua española señala que «Cuando el nombre de un autor, sea completo, sea solo el apellido, se utiliza para designar cada una de sus obras, debe mantenerse la mayúscula del antropónimo». En los ejemplos con que se ilustra esta norma, no se emplea resalte tipográfico alguno.
Así pues, en las frases anteriores habría sido preferible escribir «Hacienda descubre un Van Gogh en la caja de seguridad de un defraudador», «Un Mondrian que quiere ser el más caro del mundo» o «Los multimillonarios chinos, adictos a los Picassos, los Dalís y los Mirós».


Fuente: Fundéu.

13 de septiembre de 2014

Deleznable...

La palabra deleznable puede significar ‘despreciable o censurable’, tal como señala el Diccionario del estudiante, de la Real Academia Española.
Según el Diccionario académico, esta voz significa sobre todo ‘de poca importancia’, ‘que se disgrega’ o ‘escurridizo’, razón por la cual este nuevo sentido ha sido censurado a menudo; sin embargo, lo recogen diversos diccionarios descriptivos, como el Clave, que señala que se puede aplicar a personas o acciones ‘que son reprobables, despreciables o viles’.
Dado su amplio uso, la propia Academia en su Diccionario del estudiante ya valida este significado y ofrece los siguientes ejemplos: «El terrorismo le parece deleznable» y «Deleznable comportamiento».
Vistas estas definiciones, no son rechazables frases como las siguientes: «Actitudes deleznables como el racismo han enturbiado el expediente», «El personaje es un hombre deleznable y capaz de todo» o «Ha cometido un acto deleznable políticamente como es intentar comprar a un concejal».

Fuente: Fundéu.

28 de agosto de 2014

Ser el chivo expiatorio...


Se utiliza esta locución para referirse a la persona que paga por las culpas cometidas por otros. Atención, no es <<chivo espiatorio,>>«el que espía» sino <<expiatorio, >>«el que paga una culpa», que eso significa <<expiar>>. El origen de la expresión hay que buscarlo en el Antiguo Testamento. En el Levítico, uno de los libros del Pentateuco, se cuenta que el pueblo judío, para celebrar la fiesta de la expiación llevaban un chivo, símbolo del pecado y del demonio, ante el Sumo Sacerdote, quien hacía una especie de conjuro para que recayeran sobre el animal las culpas por los pecados cometidos por el pueblo de Israel. Posteriormente el chivo era llevado al desierto, donde se le dejaba libre para que muriera de hambre y sed.

Fuente: Word Reference. http://www.esacademic.com/ 

5 de agosto de 2014

¿Cuál es la definición de Default?

Default es un término que no forma parte del diccionario de la Real Academia Española (RAE), aunque es de uso frecuente en nuestra lengua. Se trata de una palabra inglesa cuya traducción literal refiere a algo que se hace por defecto o de forma predeterminada.

Su utilización más habitual en castellano, sin embargo, es diferente. El default se produce cuando un deudor deja de realizar los pagos correspondientes a su acreedor. De esta manera, el deudor cae en la cesación de pagos o default.

El default se produce cuando una empresa, una persona o un Estado no cuenta con dinero líquido (en efectivo) para hacer frente a su deuda. Al declararse en default, el deudor busca alcanzar un acuerdo con sus acreedores para definir cómo concretar los pagos pendientes. Dichas negociaciones se desarrollan en un marco legal, con supervisión externa por parte de los órganos de la justicia.

Es importante tener en cuenta que, cuando el deudor declara su default, está informando que no dispone de liquidez para asumir su deuda, sin que esto quiera decirse que está en una situación de quiebra. En otras palabras: el deudor no dispone de dinero para entregar al acreedor, pero sí tiene otros activos (como bienes inmuebles). De esta manera, el default es una suspensión temporal de los pagos, a diferencia de la quiebra que implica una situación irreversible.

El default, en definitiva, puede resolverse a partir de un acuerdo (que puede incluir una modificación de los vencimientos o incluso una quita del monto de la deuda para que el deudor pueda reasumir sus pagos) o de la liquidación de los activos de quien debe.


Fuente: definicion.de

22 de julio de 2014

Las palabras más largas del mundo...

Uno de los aspectos más importantes a la hora de aprender un nuevo idioma es el vocabulario. Cuanto más rico y variado sea este, mejor. Así podremos defendernos con una mayor soltura ante conversaciones de todo tipo.
Sin embargo, hay palabras cuyo aprendizaje es misión casi imposible. Ya tan solo pronunciarlas es toda una odisea. Palabras con las que uno teme asfixiarse si trata de vocalizarlas, y para las que es mejor realizar ejercicios de muñeca antes de ponerse a escribirlas. ¿Sabías qué la hipopotomonstrosesquipedaliofobia es el término que se utiliza para designar el miedo a la palabras largas? 
Sí, estamos hablando de las palabras más largas del mundo, esas que nunca se enseñan en ningún curso de ingléschino o cualquier otro idioma. Términos que te hacen pensar si su inventor no odiaba realmente a todo el mundo. Y ya que a todos nos apetece distraernos un rato con algunas curiosidades, hemos decidido recoger en esta entrada las 8 palabras más largas del mundo:
1-Acetylseryltyrosylserylisoleucylthreonylseryl. Número de letras: 189.819. Y así podríamos tirarnos escribiendo 3 horas y media. Porque esta palabra, la más larga del mundo, ¡tiene nada más y nada menos que 189.819 letras! Se trata de un término inglés utilizado para nombrar una proteína gigante, aunque los especialistas y entendidos de la materia se refieren a ella como “Titin” (que no Tintín).
2-Nodöstersjökustartilleriflygspaningssimulatoranläggningsmaterielunderhallsuppföljningssy-stemdiskussionsinläggsförberedelsearbeten. Número de letras: 130. No, el teclado no se nos ha roto. Esta singular palabra, de origen sueco, es empleada por los habitantes de este país para referirse a la “artillería de la costa norte del Báltico, construcción de un simulador de vuelo, sistemas de monitorización y mantenimiento y preparación de posters de comunicación”. Días después suponemos que se darían cuenta de la posibilidad de incluir espacios entre las palabras.
3-Taumatawhakatangihangakoauauotamateaturipukakapikimaungahoronukupokaiwhenuaki-tanatahu. Número de letras: 85. Es un topónimo maorí que significa “la cumbre donde Tamatea, el hombre de grandes rodillas, el escalador de montañas, el que se traga la tierra cuando viaja, toca la flauta nasal a su amada”. Sí, todo esto para llamar así a una colina neozelandesa, en concreto situada en la Isla Norte.
4-Donaudampfschifffahrtselektrizitätenhauptbetriebswerkbauunterbeamten-Gesellschaft. Número de letras: 70. Los alemanes son expertos en inventar vocablos kilométricos. Prueba de ello es esta palabra, la cual se refiere a la “Sociedad de funcionarios subalternos de la construcción de la central eléctrica principal de la compañía de barcos de vapor del Danubio”. Y si quieres otros ejemplos no tienes más que traducir cualquier número de más de 6 cifras que se te ocurra a este idioma.
5-Muvaffakiyetsezlestiricilestiriveremeyebileceklerimizdenmissinizcesine. Número de letras: 70. Tal vez la palabra más curiosa de esta lista. Este término turco significa (atento) “Por lo visto, a usted no le podemos hacer fracasar fácilmente”. Lo difícil es no fracasar intentando pronunciar esta palabra.
6-Rindfleischetikettierungsüberwachungsaufgabenübertragungsgesetz. Número de letras: 63. “Ley para la transferencia de tareas de supervisión en el etiquetado de la carne vacuna”.
7-Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch. Número de letras: 58. Hace unos meses ya hablábamos acerca de este interesante y bello pueblo ubicado en el norte de Gales. Interesante, sobre todo, por el propio nombre de la villa, así como del cartel de entrada a la misma que luce el nombre del pueblo. Nombre que puede traducirse al castellano como “la iglesia de Santa María en el hueco del avellano blanco, cerca de un torbellino rápido; y la iglesia de San Tisilo, cerca de la gruta roja”.
8-Electroencefalografista. Número de letras: 23. No, no es la octava palabra más larga del mundo, pero no nos hemos podido resistir a incluir una palabra española en esta lista. Esta es la palabra más larga del castellano (dentro de los términos oficialmente reconocidos por la RAE) sin tener en cuenta posibles prefijos y sufijos (que eso es hacer trampa).
Si aún conservas el aliento, tal vez te interese (e indigne) saber que “supercalifragilisticoespialidoso” no está reconocida por la RAE. 

Fuente: infoidiomas.com 

11 de julio de 2014

Emprendimiento, su significado

La palabra emprendimiento, mejor que emprendurismo y emprendedurismo, es la apropiada para aludir al espíritu emprendedor o el ímpetu por iniciar algo, en sentido empresarial.
En los medios es habitual encontrar frases como «Los programas se centran en el emprendedurismo, la educación financiera y la inserción laboral» o «La innovación, la productividad y el emprendurismo deben ser objetivos prioritarios de la política económica».
Emprendurismo y emprendedurismo son malas traducciones de la palabra inglesa entrepreneurship, por lo que se recomienda emplear emprendimiento, que ya figura en el avance de la vigésima tercera edición del Diccionario de la lengua española, de la Real Academia Española, con los significados de ‘acción y efecto de emprender (acometer una obra)’ y ‘cualidad de emprendedor’.
En los ejemplos anteriores, pues, habría sido preferible escribir «Los programas se centran en el emprendimiento, la educación financiera y la inserción laboral» o «La innovación, la productividad y el emprendimiento deben ser objetivos prioritarios de la política económica».

Fuente: Fundéu

2 de julio de 2014

Mundial de Brasil 2014, claves de redacción

Con motivo del Mundial de Brasil 2014, se ofrece a continuación una serie de claves sobre la escritura apropiada de algunos términos que pueden aparecer en las informaciones relacionadas con esta competición futbolística:
1. Brasileño es el gentilicio mayoritario y más extendido para los habitantes de Brasil, aunque se considera también válida la forma brasilero, adaptación del portugués brasileiro, frecuente en algunos países de América. Pese a que carioca se usa a menudo de manera indebida como gentilicio general para todos los nacidos en Brasil, alude específicamente a los naturales de la ciudad de Río de Janeiro.
2. La virgulilla (~) es un signo diacrítico que contienen algunos de los nombres de los estadios y se recomienda mantenerla siempre que sea factible: Castelão, Mineirão
3. El balón oficial se llama Brazuca, con mayúscula y sin cursiva ni comillas por tratarse de un nombre propio.
4. Jogo bonitofolha seca paradinha se escriben en cursiva, mientras que en la variante gráfica paradiña y en el sustantivo torcida, en referencia a la hinchada brasileña, no se aplican resaltes.
5. La adaptación espray, con e (plural espráis), es preferible al anglicismo spray, término usado en relación con el aerosol de espuma evanescente introducido para marcar la distancia a la que se coloca la barrera en las faltas. En cualquier caso, la Academia remite de espray a aerosol como forma recomendada. En caso de escribir spray, lo apropiado es destacarlo con cursiva.
6. La locución gol fantasma, en alusión a la ‘jugada en la que el balón parece traspasar la línea de gol, pero el árbitro no concede el tanto porque no aprecia con claridad si efectivamente la ha cruzado o no’, no necesita comillas, pues está ya muy extendida e incluso se recoge en el glosario del Libro de estilo, de Marca.
7. Los nombres populares que reciben muchas de las selecciones nacionales —la mayoría de las veces tomados del color de las camisetas— se escriben con inicial mayúscula, en letra redonda y sin comillas: la Canarinha (Brasil), la Roja (España y Chile),la Azzurra (Italia), la Albiceleste (Argentina), etc.
8. Cuando el sobrenombre de las selecciones alude en cambio a sus jugadores, lo apropiado es usar minúscula inicial y cursiva o comillas: las águilas verdes, de la nigeriana; los albicelestes, de Argentina, o los azzurri, de Italia.
9. Zona de (los) aficionados/seguidores/hinchas o zona de la afición/hinchada son equivalentes en español preferibles a fan zone.
10. Para designar la cualidad de favorito no debe emplearse el término favoritismo, que se refiere a un ‘trato de favor injusto que recibe alguien en perjuicio de otro’.
11. Las formas futbol, usada en México y Centroamérica, y fútbol, extendida en el resto de América y en España, son adaptaciones válidas del anglicismo football.
12. La palabra córner (plural córneres) se escribe con tilde por ser llana, acabada en consonante distinta de -o –s. Alterna con las expresiones saque de esquina o tiro de esquina.
13. La grafía correcta es penalti (en plural, penaltis) y no penalty (su forma en inglés); tampoco son correctos los plurales penalties ni penaltys. Son válidas las variantes penalque es la forma extendida en América, y pena máxima.
14. Los fuera de juego y los fueras de juego son plurales adecuados de la expresión el fuera de juego.
15. A veces se emplea el once para aludir a un equipo; en este caso, si se habla de más de un equipo, debe utilizarse los onces: «Los onces que presentarán en el próximo partido el Madrid y el Barcelona…».
16. Golaveraje, castellanización de golaverage es un sustantivo adecuado, si bien se prefiere la expresión diferencia/promedio de goles. 
17. El empleo del adjetivo posesivo con las partes del cuerpo en lugar del determinante es un uso del francés y del inglés que conviene evitar. Por tanto, lo adecuado sería decir «Se lesionó en la pierna derecha» y no «… en su pierna derecha».
18. No es adecuado suprimir el artículo en la expresión por la banda derecha/izquierda.  
19. Tanto tiempo de descuento como tiempo añadido son expresiones válidas, ya que se añaden unos minutos que antes se habían descontado. En algunos países se usan también tiempo extratiempo adicional…, opciones también válidas.

13 de junio de 2014

Hoy se celebra el Día del Escritor en honor a Leopoldo Lugones

Cada 13 de junio se conmemora el Día del Escritor. La fecha no es casual y encuentra su explicación en que un 13 de junio, pero de 1874 nació Leopoldo Lugones en Villa María del Río Seco, en el corazón de la provincia mediterránea de Córdoba.  

La fecha fue instituida por la Sociedad Argentina de Escritores (SADE), institución fundada por él. Su vida estuvo signada por la tragedia. Su adhesión al golpe militar de José Félix Uriburu lo torna una figura controvertida.

Leopoldo Lugones (1874-1938) fue poeta, narrador y ensayista. Su primer libro de poemas, Los mundos (1893), pasó inadvertido, pero su encuentro con Rubén Darío fue decisivo para que conformara un nuevo estilo. Los crepúsculos del jardín(1905) y Lunario sentimental (1909) dan cuenta de su originalidad dentro de los cánones del movimiento.
A partir de 1910, Leopoldo Lugones cambió de registro poético para centrarse en una exaltación de su tierra y su gente (Odas seculares, 1910). Posteriormente, los asuntos cotidianos se convirtieron en el tema central: El libro fiel (1912), El libro de los paisajes (1917), Las horas doradas (1922) y Romancero (1924). Al final de su trayectoria poética, se orientó hacia el cultivo de una poesía narrativa: Poemas solariegos (1927) y Romances del Río Seco (que vio la luz, póstumamente, en 1938).
Como narrador sobresalió principalmente por sus relatos, recogidos en Las fuerzas extrañas(1906), La torre de Casandra (1919), Cuentos fatales (1924) y La patria fuerte (1933). En muchas de estas narraciones, Lugones abordó lo fantástico, y sus cuentos se consideran precursores de los de Horacio Quiroga, Jorge Luis Borges y Julio Cortázar. La guerra gaucha (1905), por su parte, fue su novela más recordada de la cual hay una versión en cine. Dirigida por Lucas Demare y protagonizada por Enrique Muiño, Francisco Petrone, Ángel Magaña y Amelia Bence, se estrenó el 20 de noviembre de 1942 y fue considerada una de las mejores películas del cine argentino. El guion fue realizado por Homero Manzi y Ulyses Petit de Murat.
Leopoldo Lugones también fue un excelente ensayista: son recordadas sus conferencias sobre el Martín Fierro de José Hernández –obra que leyó como poema épico– reunidas en El payador(1916).

26 de mayo de 2014

"don" y "doña" en minúscula

Los sustantivos don doña se escriben en minúscula, tal como indica la Ortografía de la lengua española.
En los medios de comunicación es muy habitual encontrar frases como «Han pasado diez años desde que Don Felipe y Doña Letizia sellaron su matrimonio», «La sentencia de Doña Emilia Zaballos» o «Ha pasado inadvertido para la opinión pública que Don Juan Carlos ha realizado tres viajes a países árabes en los últimos dos meses».
De acuerdo con las normas de la Academia, lo adecuado es escribir con minúscula inicial todos los tratamientos, ya se antepongan al nombre (dondoñasanta…), ya se empleen en ausencia de este: señorustedseñoría…
Así pues, en los ejemplos anteriores lo apropiado habría sido escribir «Han pasado diez años desde que don Felipe y doña Letizia sellaron su matrimonio», «La sentencia de doña Emilia Zaballos» y «Ha pasado inadvertido para la opinión pública que don Juan Carlos ha realizado tres viajes a países árabes en los últimos dos meses».
Solo se empleará la mayúscula en dondoña y demás tratamientos cuando estos formen parte de un nombre propio, como en «La VII edición de Extremagia se celebrará en Don Benito», pues es una localidad de Badajoz (España).
Por otra parte, se recuerda que las abreviaturas de don doña sí se escriben con mayúscula, pues así han quedado consolidadas en el uso: D. Dña. D.ª, en este último caso con el punto abreviativo antes de la volada.

Fuente: Ortografía de la lengua española

13 de mayo de 2014

Diatriba, su correcto significado

La palabra diatriba significa ‘ataque o crítica violenta’, y no ‘disyuntiva’, ‘duda o dilema’ ni ‘disputa’, por lo que conviene evitar su empleo con esos significados.
En la prensa es frecuente encontrar frases en las que se le atribuyen a esta palabra los significados de dilema o duda: «Cristiano Ronaldo se enfrenta a la diatriba de forzar su recuperación o perderse algunos partidos importantes del final de la temporada», o de disputa: «Diatriba entre dos primeras damas: no se ponen de acuerdo sobre la donación de Taiwán para el Museo del Niño».
El Diccionario académico recoge la palabra diatriba con el significado de ‘discurso o escrito acre y violento contra alguien o algo’ y se define como ‘ataque o crítica violentos contra alguien o algo’ en el Diccionario del español actual, de Seco, Andrés y Ramos.
Por tanto, para expresar alternativas entre dos opciones se recomienda emplear términos como disyuntiva, dilema o duda, de manera que en el primer ejemplo habría sido preferible escribir «Cristiano Ronaldo se enfrenta a la disyuntiva de forzar su recuperación o perderse algunos partidos importantes del final de la temporada».
Por otro lado, para incorporar el significado de oposición, en el segundo ejemplo habría sido mejor escribir «Disputa entre dos primeras damas: no se ponen de acuerdo sobre la donación de Taiwán para el Museo del Niño».
El uso de diatriba sí es adecuado en «No se publicarán comentarios que contengan diatribas e insultos, así como comentarios que inciten a cualquier tipo de violencia» y «Las reglas de la sátira, la diatriba y el insulto han penetrado en la política».

Fuente: Fundéu

7 de mayo de 2014

Signos de exclamación y de interrogación: sus usos obligatorios

Las Correctoras de Papel sabemos que da un poco de pereza utilizar los signos de interrogación y exclamación al inicio y al cierre... ¿Cuántas veces vemos oraciones exclamativas o interrogativas con un solo signo? ¡Hasta parece que está bien así! Es que queda cómodo estar escribiendo y al final poner (!) o (?). También, es más fácil escribir sin tilde o con faltas de ortografía. Lo que no se piensa es que todo esto va en detrimento de nuestra lengua... Así que a agarrar el diccionario o consultar páginas confiables de la web para hacer un pequeño esfuerzo para mejorar el lenguaje. Y a prestar atención que hay algunos casos excepcionales en los cuales se pueden evitar alguno de los signos.

Los invitamos a leer este artículo en el cual les contamos cómo fue la génesis de estos pintorescos signos.

El signo de interrogación o punctus interrogativus es una de las aportaciones carolingias al sistema clásico de puntuación. En su origen era un signo simple que marcaba el final de los enunciados interrogativos y también de los exclamativos. En España, es uno de los signos comúnmente admitido por los ortógrafos del Siglo de Oro, incluso por aquellos que, como Nebrija, defendían un sistema binario de puntuación.

Más tardía es la aparición y difusión del signus admirativus o exclamativus, o signo de exclamación, desarrollado por los humanos italianos en el siglo XIV, al igual que los paréntesis o el punto y coma. Aparece en los tratados ortográficos españoles a principios del XVII, pero en esa época todavía es común utilizar en su lugar el signo de interrogación.

La práctica de escribir el signo de apertura de interrogación y exclamación, rasgo exclusivo de la lengua española, no empieza a recomendarse en la ortografía académica hasta 1754, aunque su generalización en los textos impresos será más tardía.

En la escritura actual, los signos de exclamación y de interrogación son signos dobles; así pues, deben colocarse de forma obligatoria al comienzo y al final de la secuencia correspondiente: ¿Qué hora es?; ¡Qué alegría! Es incorrecto suprimir los signos de apertura (¿!) por imitación de otras lenguas en las que únicamente se coloca el signo de cierre: Qué hora es?; Qué alegría verte! Tampoco deben omitirse estos signos cuando preceden a una letra capitular: ¿Cuál es el origen del universo? Investigadores procedentes de los cinco continentes se han reunido estos días en Bogotá para debatir...

Los signos de interrogación y de exclamación se escriben pegados a la primera y a la última palabra del periodo que enmarcan, y separados por un espacio de las palabras que los preceden o los siguen; pero, si lo que sigue al signo de cierre es otro signo de puntuación, no se deja espacio entre ambos:
Vamos a ver... ¡Caramba!, ¿son ya las tres?; se me ha hecho tardísimo.

Únicos casos en los que se usa el signo de cierre:

a) Se utilizan los signos de cierre escritos entre paréntesis para expresar duda (los de interrogación) o sorpresa (los de exclamación) no exentas, en la mayoría de los casos, de ironía:

Tendría gracia (?) que al final se saliera con la suya.
Ha terminado los estudios con treinta años y está tan orgulloso (!).

b) Cuando el sentido de una oración es interrogativo y exclamativo a la vez, pueden combinarse ambos signos, abriendo con el de exclamación y cerrando con el de interrogación, o viceversa: ¡Cómo te has atrevido? / ¿Cómo te has atrevido!; o, preferiblemente, abriendo y cerrando con los dos signos a la vez: ¿¡Qué estás diciendo!? / ¡¿Qué estás diciendo?!

c) En obras literarias, así como en textos con fuerte carga expresiva, como los publicitarios o los propios de registros informales, es posible escribir dos o tres signos de exclamación para indicar mayor énfasis en la expresión exclamativa: ¡¡¡Traidor!!!

d) Finalmente, fuera de estos usos expresivos o enfáticos, es frecuente el empleo de los signos de interrogación en la indicación de fechas dudosas, especialmente en obras de carácter enciclopédico. Se recomienda colocar ambos signos, el de apertura y el de cierre: Hernández, Gregorio (¿1576?-1636), aunque también es posible escribir únicamente el de cierre: Hernández, Gregorio (1576?-1636). Cuando se desconoce alguno de los datos, suele consignarse en su lugar una interrogación de cierre: Fray Miguel de Salinas (?-1577).


Fuente: Correctoras de Papel

2 de abril de 2014

Hans Christian Andersen, un gran cuentista

En conmemoración a Hans Christian Andersen se celebra el Día Internacional del Libro Infantil. Queremos dedicarle un artículo a este gran cuentista, que con tanta sensibilidad supo narrar historias como "El patito feo", "El traje nuevo del emperador", "La reina de las nieves", "Las zapatillas rojas", "El soldadito de plomo", "El ruiseñor", "El sastrecillo valiente" y "La sirenita".

Hans Christian Andersen (1805-1875), fue un autor danés  nacido el 2 de abril de 1805 en Dinamarca, al norte de Europa y uno de los escritores de cuentos de hadas para niños más conocidos.
Nació en Odense y vivió una infancia de pobreza y abandono, criado en el taller de zapatero del padre. A los 14 años se fugó a Copenhague. Trabajó para Jonas Collin, director del Teatro Real, quien le pagó sus estudios. Aunque desde 1822 publicó poesía y obras de teatro, su primer éxito fue Un paseo desde el canal de Holmen a la punta Este de la isla de Amager en los años 1828. Su primera novela, El improvisador, o Vida en Italia (1835), fue bien recibida por la crítica. Viajó por Europa, Asia y África y escribió muchas obras de teatro, novelas y libros de viaje.
Un día de 1844 escribió: “Hace veinticinco años llegué con mi atadito de ropa a Copenhague, un muchacho desconocido y pobre: y hoy tomé chocolate con la Reina.”
Pero son sus más de 150 cuentos infantiles los que lo han llevado a ser reconocido como uno de los grandes autores de la literatura mundial.
Él usó un estilo para un lector infantil, con un lenguaje cotidiano y la expresión de los sentimientos e ideas del público infantil.

Sus más famosos cuentos han sido traducidos a más de 80 idiomas y adaptados a obras de teatro, ballets, películas, dibujos animados, juegos en CD y obras de escultura y pintura.


"Stalkear", ¿qué significa?

Acechar, espiar, husmear o incluso acosar, según el contexto, son alternativas en español preferibles a stalkear, término que se emplea con el significado de ‘seguir a alguien en las redes sociales para obtener información y observar sus movimientos’.
En las redes sociales y en los medios de comunicación, se encuentran ejemplos como «Lo bueno de no tener Facebook es que es más difícil de stalkear», «Suelo stalkear a mis amigos en Twitter» o «Al parecer, stalkear a tu nueva cita en la redes sociales es la nueva tendencia».
El término stalkear es una adaptación del inglés stalking, que puede traducirse como ‘delito de seguir u observar a alguien durante un período de tiempo prolongado y de una forma molesta o amenazante’. Es necesario resaltar que en español se registra un uso de este término sin el matiz delictivo que sí que tiene la voz inglesa. En cualquier caso, la existencia de alternativas en español hace que sea  innecesario el uso del extranjerismo. Tampoco son recomendables las adaptaciones de menor uso estalkear o estalquear.
En referencia a la persona que realiza esta acción, se recomienda usar sustantivos como acechador, husmeador o fisgón como alternativa a stalkeador o stalker.
Así, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «Lo bueno de no tener Facebook es que es más díficil acosarte», «Suelo acechar a mis amigos en Twitter» y «Al parecer, espiar a tu nueva cita en las redes sociales es la nueva tendencia».


Fuente: Fundéu.

19 de marzo de 2014

Las siglas de tasas e impuestos se escriben con mayúsculas

Las siglas de tasas e impuestos se escriben con mayúsculas (IVA, IRPF, ISR); pero, cuando se desarrollan, las palabras que las integran se escriben con iniciales minúsculas si son nombres comunes: impuesto sobre el valor añadidoimpuesto sobre la renta de las personas físicas, impuesto sobre la renta, tal y como señala la Ortografía académica.
Con motivo del informe de reforma fiscal presentado por el comité de expertos, en los medios de comunicación pueden leerse frases como «El Ministerio de Hacienda quiere simplificar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)» o «La alternativa es reducir las cotizaciones sociales, compensando la consiguiente merma de ingresos con un nuevo aumento del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)».
Sin embargo, conforme a la Academia, lo apropiado habría sido «El Ministerio de Hacienda quiere simplificar el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF)» o «La alternativa es reducir las cotizaciones sociales, compensando la consiguiente merma de ingresos con un nuevo aumento del impuesto sobre el valor añadido (IVA)».
El criterio de escribir en minúsculas los nombres de los impuestos permanece incluso si no se mencionan acompañados de una sigla. Así, en «El Impuesto de Sucesiones y Donaciones afecta tanto a las donaciones mortis causa como a los supuestos inter vivos», lo adecuado habría sido «El impuesto de sucesiones y donaciones afecta tanto a las donaciones mortis causa como a los supuestos inter vivos».

24 de febrero de 2014

Plan B...

La expresión plan B (o plan b), con el significado de ‘plan alternativo’, no necesita comillas ni ningún otro resalte.
En los medios de comunicación pueden encontrarse frases como «El Tribunal Supremo Electoral prepara plan “B” para transmisión de datos el día de las elecciones», «El “Plan B” de Setién rescata un punto ante el Murcia» o «La alcaldesa aseguró que no ha pensado en un ‘Plan b’».
El Diccionario del español actual, de Seco, Andrés y Ramos, define B como ‘alternativo o de segundo orden’ e incluye entre sus ejemplos la expresión plan B. En este sentido, plan se escribe en minúscula y la letra be, como sucede en dinero b caja b, en minúscula o, más habitualmente, en mayúscula, sin necesidad de resaltes.
Así pues, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «El Tribunal Supremo Electoral prepara plan B para transmisión de datos el día de las elecciones», «El plan B de Setién rescata un punto ante el Murcia» y «La alcaldesa aseguró que no ha pensado en un plan b».


Fuente: Fundéu

18 de febrero de 2014

Libro de papel o libro electrónico... ¿Con cuál se quedan?

Hoy Correctoras de Papel quiere preguntarles si siguen leyendo libros de papel o electrónicos. Esperamos que nos cuenten... A propósito, una nota acerca de este tema.


"El libro electrónico no va a matar a las librerías"

En un paso fugaz por su Argentina natal, Patricia Arancibia, responsable de contenidos internacionales para la plataforma digital del gigante Barnes & Noble intenta descifrar el futuro de ese mercado editorial

Patricia Arancibia es argentina, licenciada en Comunicación (UBA) y posgrado en periodismo (UCA) pero vive en Nueva York, donde hizo un master en la New York University. Se podría decir que trabaja allí también pero por su cargo su oficina son los aviones que la llevan a distintos puntos del globo donde tiene que representar a Barnes & Noble , la cadena de librerías más reconocida de Estados Unidos (que tiene el gusto de poseer el dominio book.com ).
Ella - que se encontraba en Argentina invitada para la III Conferencia Editorial organizada por el gobierno porteño- está a cargo del contenido internacional para la plataforma digital de la compañía en un momento en el que los libros electrónicos están bajo el foco de esta industria que espera no repetir los errores que cometieron sus colegas del mercado de la música. De hecho, pese al renombre que tiene su marca la ejecutiva destaca que la empresa tiene el 15% del mercado de libros tradicionales, mientras que posee el 20% de e-books . Un número interesante para empezar a hablar.
Con un pasado de periodista (con trabajos en Elle, La Mano, LA NACION y Clarín) Arancibia pasó a trabajar en Barnes & Noble en 2003. Luego de pasar por varios puestos le llegó la oportunidad de manejar este sector del negocio. En el contexto de un mercado en ebullición donde ella cree que hay mejores noticias que las que se suelen ver, se sienta con lanacion.com y deja en claro que su trabajo le gusta, y mucho: "Para los autores y editores los libros electrónicos abren la posibilidad de que cualquier título, sea pequeño o grande, pueda estar disponible. Es maravilloso. Para los lectores es lo mismo pero desde el otro lado. Vamos a poder leer muchos títulos sobre muchísimos más temas".
rante su última visita a Buenos Aires. Foto: Gentileza: GCBA
 
Para empezar, saquemos la pregunta obvia de la mesa. ¿Qué piensa acerca del futuro del libro en papel en relación con los e-books?
Siempre hay mucho miedo de que el libro digital mate al libro papel. Nicholas Negroponte siempre dice que el libro muere en años. Estuve con él en un congreso y decía que en cinco años se iban a dejar de vender libros en papel, en ese momento se cortó la luz (risas).
En serio. Son dos tipos de compras distintas, el e-book es una adquisición muy impulsiva: vas caminando y escuchás en la radio que hablan de algo y podés comprarlo en ese momento. Pero todavía queda mucho por resolver sobre todo en cuanto a derechos, un tema que en América latina es gigante.
Además, el formato tradicional tiene variables a favor: por un lado hay muchos títulos que no están disponibles en e-books y por el otro te sigue gustando comprarles libros como regalos a amigos y parientes y eso por ahora se hace con papel. El libro electrónico se complementa con el tradicional.
Y, ¿qué puede suceder con las librerías físicas?
En Estados Unidos, el comercio electrónico crece y crece desde hace diez años y el las ventas en las tiendas a la calle caen pero muy poco. El libro existe desde hace muchos siglos, no parece que esté a punto de desaparecer. Sí va a haber más e-books, va a haber gente que va a leer sólo e-books otros que mezclarán y otros que leerán solo papel. No creemos que el e-book vaya a matar a las librerías.
Pero, ¿qué pasa con los lectores más jóvenes? ¿Siguen comprando papel o nacen con un e-book bajo el brazo?
Para nada. Harry Potter y las sagas de ese tipo son el mejor ejemplo de que las ventas crecen en todos los formatos y todas las versiones. El segmento joven no para de crecer. Yo no hago futurología pero la tendencia es esa, no hay ningún terremoto.
Además de su tienda on line ustedes venden un lector llamado Nook, una de las diferencias con la competencia (el Kindle por ejemplo) es que el equipo se puede probar en sus locales, ¿cuál es el peso de esta prueba?
Está bueno que el público lo pueda probar. Esta toda esta fantasía de que vamos a vivir en una burbuja digital y eso no es tan así. A la gente le gusta ver el equipo y probarlo, le copa eso.
El e-book ya dejó de ser una novedad en los mercados desarrollados. ¿Cuál es el futuro del soporte?
En 2009, los e-books eran el 4% del mercado y ahora es el 10%, en cash en toda la industria. Nosotros tenemos 20% del mercado de e-books y 15% del de impreso entonces nos sirve. Esos números son muy fuertes. Todos estamos compitiendo para ser el primer libro electrónico de los usuarios. Los dueños de Nook incrementaron sus ventas combinadas de libros electrónicos y físicos un 17%.
El libro que leés en tu Nook también te lo podés bajar en cualquier otro cachivache . Y también está disponible para la iPad que pese a que no creo que sea tan revolucionaria como dicen tiene mucho peso. Apple es muy bueno en eso, iPhone fuera de Estados Unidos no existe a nivel masivo pero son muy buenos en el marketing.
Los derechos de los textos suelen variar de país a país. ¿Cree que va a haber algún cambio en el corto plazo para que esto sea más simple?
Hay dos aspectos: uno es qué derechos tienen los editores sobre sus libros impresos para publicarlos en digital, o no. Entonces los nuevos contratos que se firman, en general, incluyen el formato digital pero todos los fondos (los textos más viejos) no son tan amplios.
Entonces hay muchas discusiones todo el tiempo sobre qué hacer entre editores, agentes y autores. El otro aspecto es si el e-book se considera un libro o una cosa electrónica. En España el libro tiene 4% de impuesto y el e-book tiene 18 o 19%, es una locura. La legislación estuvo escrita antes de que esto existiera entonces si es descargable es software para la normativa vigente.
 
En esta imagen oficial, se ve el Nook (e-book de Barnes & Noble). Foto: Gentileza: Barnes & Nob 
¿Cuáles son los países que, para ustedes, están adelantados en la materia?
En Estados Unidos, el Estado es más avanzado porque los e-books se consideran libros, pagan el mismo impuesto. En Inglaterra y Alemania también.
En cuanto a la tecnología, ¿cual cree que será el próximo paso?
No puedo hacer futurología pero no me cabe duda que lo que estamos viendo es el principio. Esto llegó para quedarse pero no creo que se quede en este formato. Hay gente haciendo experimentos en este preciso momento. Además hay que ver, más allá de lo que nos parezca interesante a nosotros, si a los clientes les interesa.
Con todos los números positivos, ¿por qué Barnes & Noble informó hace meses que buscaba inversionistas?
Es normal que se envíen esos comunicados en este contexto. Las finanzas están muy bien. En Estados Unidos pasa mucho eso, las acciones de la empresas están bajas para lo que la empresa quiere y una de esas opciones es vender, la otra es irse a privado. La empresa es sumamente fuerte. No hay nada parecido a una debacle.
¿Qué harías si mañana te despertás e Internet desapareció?
(Se ríe). Sería muy diferente. Bueno, supongo que si ocurriera encontraría la manera de ser feliz pero en principio me lo decís y me parece el fin del mundo. Trabajo on line, compro on line, planeo mis viajes on line, políticamente hago contribuciones on line, ayudo a causas on line, mando e-mails. Con mis amigos hace mucho que no tengo una charla por teléfono mando e-mails y sms. Leo noticias de no sé cuántos países y no sé cuántos idiomas. Sin Internet tendría que empezar de nuevo.

Por   | LA NACION