"No hay que perder de vista que el corrector no es el autor de los textos"



4 de diciembre de 2013

Curiosidades de la palabra cíclope...

Por María Luisa García Moreno

Si no has leído La Odisea, de Homero, seguramente has tenido la oportunidad de acercarte a esta interesante obra de la literatura universal a través de alguna historieta, animado o película, de modo que la historia de Ulises u Odiseo, alejado de Ítaca, su tierra natal, por una venganza de los dioses, no debe resultarte del todo ajena.

Una de los personajes más conocidos de esta epopeya es Polifemo, el gigantesco cíclope, que apresó a Ulises y sus compañeros para devorarlos sin piedad. Para huir, tuvieron que cegarlo, clavando en su único ojo, una enorme estaca; entonces pudieron ocultarse bajo las ovejas y escapar, cuando estas salieron a pastar.

La palabra cíclope es un término compuesto, que procede del latín ciclops, y este, a su vez, del griego kyclos, ’círculo’, más óops, ‘ojo’. En la mitología griecolatina, los cíclopes eran criaturas de estatura y fuerza descomunales cuyo nombre se debe al único ojo, grande y redondo, que llevaban en medio de la frente, con el cual lograban una visión panorámica.

Lo curioso en materia de idiomas —para que veas qué curiosas resultan las asociaciones lingüísticas— es que de ciclops también se derivan ciclo, cíclico y además ciclón, en clara alusión a los remolinos del huracán y a su ojo o centro. De igual forma, integran esta curiosa familia ciclismo, ciclista y bicicleta —esta última compuesta por el elemento compositivo bi- más ciclo, ‘círculo’.

Ahora y no solo entre nosotros, pues se usa también en Colombia, por ejemplo, ha aparecido el término bicitaxi —acrónimo (vocablo formado con las iniciales o elementos de dos o más palabras), de bicicleta y taxi (acortamiento de taxímetro)—. Sin embargo, el término bicitaxi no está muy bien formando, pues los vehículos empleados para esta función no son en realidad bicicletas, sino triciclos, pues tienen tres ruedas. Se ha propuesto que se les llame ciclotaxis, voz mucho mejor conformada; pero ¿prenderá esta propuesta o se mantendrá bicitaxi, vocablo ya extendido en el uso?

Así son las cosas del idioma: recuerdo que cuando apareció el concepto de medio ambiente fue también muy criticado, porque medio y ambiente son sinónimos y la palabra resulta redundante; pero se quedó. ¡Ah! Y debes escribirla así: medioambiente.

Así ves, que desde tiempos antiguos las palabras llegan, se mantienen o cambian; pero enriquecen nuestra lengua.


Fuente: Revista Pionero, Cuba, septiembre 2013.


22 de noviembre de 2013

Uso de mayúsculas para las festividades

Se acercan las fiestas, queremos preparar las felicitaciones navideñas y nos surge una duda: ¿cuáles llevan mayúscula? Acá encontrarán la respuesta: 

Navidad, Navidades, Nochebuena, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes se escriben con mayúscula inicial por tratarse de nombres propios de festividades, según indica la Ortografía académica. En el caso de Navidades, que se emplea para referirse a una época del año, se admite también la escritura con minúscula: «Cerca de 2,4 millones de pasajeros pasarán estas navidades por los aeropuertos canarios».

- Términos como feliz, próspero, amor, paz felicidad, que suelen verse con inicial mayúscula («El presidente del Gobierno deseó una Feliz Navidad a los periodistas»), se escriben, al tratarse de adjetivos y nombres comunes, con minúscula inicial: «El presidente del Gobierno deseó una feliz Navidad a los periodistas».
- Las expresiones tarjeta de Navidad o tarjeta navideña son preferibles a la voz inglesa Christmas y su hispanización crismas, cuyo empleo se da especialmente en España.
- La representación de la escena del nacimiento de Jesús se escribe con minúsculas, el belén, ya que, aunque proviene del nombre de la localidad donde la Biblia sitúa el nacimiento, se usa en este sentido como nombre común. Solo se escribe con mayúscula inicial si se refiere a la ciudad: «Jesús nació en Belén». También se escriben en minúscula sus sinónimos nacimiento, portal y pesebre.

Fuente: Fundéu

11 de noviembre de 2013

Adiós a los diccionarios de papel...

Queremos compartir un artículo muy interesante... De solo pensar que el libro de papel puede desaparecer, nos agarra una desesperación terrible. Y al leer esta nota en la cual comentan que varias editoriales dejarán de publicar sus diccionarios en papel nos preguntamos ¿cuál será el futuro del libro de papel? Es una pregunta que la podremos ir contestando con el paso del tiempo... Lo que sí siempre hay que hacer es consultar el diccionario, así sea online o de papel, nos ahorra cometer un grave error de ortografía o de concepto, nos ayuda a saber mejor el significado de ciertas palabras y a tener una mejor competencia cultural.

                                                                                                                  Por  José Luis Ibáñez Ridao 

Antes que nada, una pinceladas de historia. En 1985, Grolier, una de las más importantes editoras mundiales de enciclopedias, publicaba la primera obra de consulta en CD-ROM. Solo ofrecía el texto reducido de la Academic American Encyclopaedia, con unas 30.000 entradas, pero supuso una revolución.
Cuatro años después, en 1989, Comptons desarrolló la primera enciclopedia multimedia –con gráficos e imágenes–, en colaboración con la Encyclopaedia Britannica, un referente internacional desde el siglo XVIII. Microsoft presentó en 1993 su propia enciclopedia en CD-ROM, la popular Encarta, que dejó de fabricarse en 2009.
Hacia 1980, la Encyclopaedia Britannica rechazó una oferta de Microsoft para desarrollar la primera enciclopedia multimedia. Abro un paréntesis. Un chascarrillo empresarial. No es un muy conocido que, a principios de la década de 1980, Bill Gates se dirigió a los responsables de la Britannica para ofrecerles su colaboración. Los ingleses arrugaron la nariz y rechazaron la oferta del advenedizo norteamericano. ¿Una enciclopedia en disco? ¡Por Dios!
¿Quién podía imaginarse entonces el desarrollo posterior de las obras de consulta digitales? La versión inglesa de la Wikipedia incluye hoy más de cuatro millones de artículos y la española pronto llegará al millón. La Gran Enciclopedia Planeta, la última gran obra de referencia impresa en castellano, ofrece 145.000 entradas. Un abismo.
Adiós, papel, adiós
Puestos en la Gran Enciclopedia Planeta –heredera de la famosaLarousse–, Editorial Planeta Grandes Publicaciones ha dejado de imprimirla. En 2014 publicará el último volumen de su actualización anual en papel. Mientras tanto, ha facilitado a sus clientes el acceso a una enciclopedia online. La próxima semana, el presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, presentará un nuevo megaproyecto digital que, aseguran, puede dar un vuelco al mercado español de obras educativas. Veremos. Hay nervios en la competencia.
Las enciclopedias Planeta y Británica y los diccionarios Oxford y MacMillan han dejado de editarse en papel. ¿Qué pasará con el de la Real Academia?
El caso de Planeta no es único. Los directivos de la Encyclopaedia Britannica han anunciado que su edición de 2010 sería la última en papel, tras más de 240 años de historia. En 2005, protagonizaron un desagradable intercambio de acusaciones con la revista Nature, que evaluó artículos científicos de la Britannica y de la Wikipedia sin hallar excesivas diferencias entre ambas. Un golpe mortal para una obra que se vendía a unos 2.000 euros.
El acceso libre a diccionarios online muy completos ha dinamitado el sector. MacMillan, uno de los mayores grupos editoriales del mundo, también ha anunciado que, desde este año, dejará de imprimir sus famosos diccionarios de inglés y desarrollará sus productos en red.
"El formato de libro tradicional limita las obras de referencia", asegura Michael Rundell, su editor jefe. "Los libros quedan desactualizados en cuanto se imprimen y las limitaciones de espacio ponen en riesgo nuestros objetivos de claridad y exhaustividad”.
Los responsables de diccionario Oxford, considerado con sus 600.000 entradas el más completo del mundo, tampoco piensan en el papel para su próxima edición, prevista para esta década.
En España, en 2014 se publicará la 24.ª edición del Diccionario de la Real Academia con la que se conmemorará, de paso, el 250.º aniversario de la institución. ¿Será también la última en papel? Probablemente.
¿Qué dejaremos a nuestros descendientes?
El hecho de que las obras de referencia más importantes dejen la imprenta y se estén pasando a Internet plantea dilemas cuanto menos interesantes. Acongojantes –por ser fino–, si nos ponemos en plan apocalíptico.
Umberto Eco, pensador y escritor italiano de prestigio mundial, fue quién levantó la perdiz con la publicación de No esperéis libraros de los libros.
¿Qué pasaría con toda la información digital en caso de cataclismo?
"Desde luego", comentó Eco en una entrevista: "Si tuviera que dejar un mensaje de futuro para la humanidad, lo haría en un libro en papel y no en un disquete electrónico. He visitado la Biblioteca Nacional y he visto libros que tienen 500 años de antigüedad. Si además considero los manuscritos, he contemplado ejemplares escritos hace 1.000 años. Ahora bien, no sabemos cuánto puede durar un disquete de ordenador. Los llamados discos flexibles han muerto antes de agotar su capacidad de almacenamiento de datos.”
Si en un futuro más o menos lejano un cataclismo –¡toquemos madera!– limitara o impidiera el acceso a los datos colgados en la nube, buena parte de los conocimientos actuales se perderá para siempre. Nuestro presente se quedaría en el limbo. Digital, eso sí.





25 de octubre de 2013

Correcta escritura de fechas

Es frecuente que la expresión de las fechas plantee dudas, por lo que a continuación se aportan algunas claves para su correcta escritura.
  1. El orden que la Ortografía académica recomienda es día, mes, año (14 de octubre de 1951). En esta obra se desaconseja el orden mes, día, año, propio de los Estados Unidos y que se ha extendido a otros países anglosajones (octubre 14 de 1951).
  2. La opción más común en la escritura de las fechas es la que combina letras y cifras (1 de marzo de 1743), con el mes siempre con inicial minúscula y sin omitir las dos preposiciones de.
  3. Las fechas suelen escribirse solo con letras en documentos solemnes, escrituras públicas, actas notariales o cheques bancarios: veinte de septiembre de mil novecientos diez.
  4. Para el primer día del mes puede usarse el número ordinal, forma preferida en América (primero de marzo), o el cardinal, más frecuente en España (uno de marzo).
  5. Cuando las fechas se escriban solo con cifras, el día, el mes y el año seseparan con guiones, barras o puntos, y sin espacios4-6-19828/7/1980,12.9.08. La Ortografía recomienda no anteponer, salvo por imperativos técnicos, un cero a la cifra del día cuando esta es inferior a 10 (mejor 4/2/98 que 04/02/98); el mes puede escribirse en números arábigos (4/6/82) o —raramente en la actualidad— romanos (4/VI/82) y el año puede aparecer con los cuatro dígitos (7/5/2003) o solo con los dos últimos (7/5/03).
  6. En fechas escritas solo con cifras, puede optarse por el sistema establecido por la ISO, que sigue el orden año, mes, día, con los números separados con guiones y añadiendo un cero si es necesario: 2013-04-25. Este formato se restringe a documentos de carácter científico o técnico de circulación internacional y no se aplica a fechas que no se escriben íntegramente con cifras.
  7. Cabe recordar que cuando se escribe el año no se debe escribir ningún signo ni espacio entre sus dígitos (1998 y no 1.9981 998, ni 1,998).

Fuente: Fundéu.

9 de octubre de 2013

Intimidar e intimar

La palabra intimidar significa ‘infundir miedo, atemorizar’; en cambio, intimar se refiere al hecho de estrechar relaciones con una persona; es decir, congeniar, fraternizar, simpatizar: La actitud déspota del director intimida a los alumnos. Se conocieron el primer día de clases y han logrado intimar rápidamente.
Así pues, no nos dejemos intimidar por el parecido que tienen estas dos palabras tanto en su escritura como en su pronunciación. Ahora que ya conocemos su significado, podremos intimar con ellas y usarlas correctamente.

26 de septiembre de 2013

Un poco de cultura... Origen de la letra "ñ"

                                                                                                                                        Por Javier Álvarez 

Pensaba escribir un artículo sobre el origen de la letra ñ, tan característica de nuestra lengua. No obstante, en blogolengua tienen un muy buen artículo al respecto, así que resumiré brevemente:
La eñe representa el fonema nasal palatal sonoro, que no existía en latín. La pronunciación de los grupos latinos -ng- (ungula), -gn-(cognatus), -nn- (annus), -ni- (Hispania) evolucionó en las lenguas romances hasta llegar a sonidos nasales palatales, que durante la Edad Media se representaron en cada romance de diferentes maneras, alternándose y confundiéndose: -yn--ny--nig--ign--nj--in--n-, etc.
El francés y el italiano eligieron la forma -gn-, que podemos apreciarla en el nombre de sendos productos típicos: el champagne y la lasagna. El catalán eligió la forma -ny- que se exhibe en el nombre del territorio propio de esa lengua: Catalunya. El portugués, la forma -nh- en la que la h muda indica que la ene anterior no se pronuncia tal cual, (del mismo modo que adoptó -lh- para representar la palatalización lateral): toalha de banho.
El castellano prefirió desde el inicio la -nn- (aunque alternaba con las formas anteriormente indicadas) que los escribanos abreviaban con una ene y una raya encima y que al cortar la palabra, al final de la línea, por la sílaba que la contenía lo hacían separando el dígrafo: dan-no (daño). Esa raya fue ondulándose, quizá por razones estilísticas y, a partir del Renacimiento, se empieza a considerar como una letra independiente y a olvidarse su origen como abreviatura.
El inglés también ha aceptado la ñ en algunos préstamos del españolcañónpiñatajalapeño
Realmente, la rayita que se ponía sobre la n no era más que la segunda n, que seguramente por motivos taquigráficos o simplemente por ahorro de papel, tinta o tiempo, se abrevió de esa forma, ya que desde siempre los españoles fuimos muy poco dados al uso de consonantes geminadas (como prueba de ello, la secuencia -ss- se simplificó en                       -s: fortíssimo > fortísimo; massa > masa).


Fuente: delcastellano

17 de septiembre de 2013

Veterano no es sinónimo de longevo...

Longevo significa ‘muy anciano, de larga edad o que puede vivir mucho tiempo’, por lo que no es adecuado emplearlo en lugar de veterano para decir que alguien tiene antigüedad o experiencia en una profesión, oficio o actividad.
Así pues, no son apropiadas frases como «Friedel, portero estadounidense del Tottenham, con sus 42 años es el jugador más longevo de la Premier» o «Ferguson batió el récord de longevidad como entrenador del Manchester United».
Lo apropiado en estos casos hubiera sido: «Friedel, portero estadounidense del Tottenham, con sus 42 años es el jugador más veterano de la Premier» o «Ferguson batió el récord de permanencia como entrenador del Manchester United».

Fuente: Fundéu.

3 de septiembre de 2013

"Verter", conjugación correcta

El verbo verter es irregular y se conjuga como entender, de modo que lo adecuado es vertiendo, no virtiendo.

En ocasiones se encuentra en la prensa un uso incorrecto de algunas formas del verbo verter: «… la compañía virtió sobre el reactor número 1 de Fukushima Daiichi agua de mar y ácido bórico» o «Las lágrimas que hoy vertimos por Chávez se convierten en nuevos sueños y nuevas armas».
Verter es un verbo irregular y se conjuga como el verbo entender, por lo que no son apropiadas formas como virtió, virtieronvirtiendo o vertimos (del presente de indicativo), vertiremos, vertiríamos. Estas formas provienen de un infinitivo de la tercera conjugación, vertir, que en la lengua culta no se considera correcto, como explica el Diccionario panhispánico de dudas, y que seguiría el modelo de divertir; las correspondientes formas adecuadas son vertió, vertieron, vertiendo, vertemos, verteremos y verteríamos.

Por lo tanto, en los ejemplos anteriores debería haberse escrito «… la compañía vertió sobre el reactor número 1 de Fukushima Daiichi agua de mar y ácido bórico» o «Las lágrimas que hoy vertemos por Chávez se convierten en nuevos sueños y nuevas armas».


Fuente: Fundéu.

21 de agosto de 2013

Somos vip, no VIP...

El término vip, que el Diccionario recoge con el significado de ‘persona que recibe un trato especial en ciertos lugares públicos por ser famosa o socialmente relevante’, se escribe en redonda y con minúsculas, ya que es un anglicismo plenamente asentado en español.
Vip, procedente de la sigla inglesa VIP (very important person, ‘persona muy importante’), hace su plural añadiendo una ese, vips, y es común en cuanto al género (los vips, las vips), tal como señala el Diccionario panhispánico de dudasque también menciona su significado como adjetivo: ‘de los vips’.
Es bastante común, sin embargo, ver en los medios esta palabra escrita con grafías inapropiadas: «A pesar de la amenaza del tiempo, la única lluvia que hubo en Las Ventas fue la de los “VIP”», «El fiscal de la causa judicial investiga el prostíbulo VIP de la ciudad de Mendoza» o «¿Cuánto dinero se necesita para ser cliente “Vip” de un banco?».
En estos ejemplos lo adecuado habría sido escribir «A pesar de la amenaza del tiempo, la única lluvia que hubo en Las Ventas fue la de los vips», «El fiscal de la causa judicial investiga el prostíbulo vip de la ciudad de Mendoza» y «¿Cuánto dinero se necesita para ser cliente vip de un banco?».



 Fuente: Fundéu


15 de agosto de 2013

Las 25 palabras clave que el bebé debe decir

A las Correctoras de Papel les gusta estar actualizadas, así que en esta oportunidad publicamos una nota muy interesante...

Cada niño tiene su propio tiempo para ir entrando al complejo universo del lenguaje. Algunos lo harán de forma fácil y fluida, otros irán descubriendo vocablos e integrando lentamente nuevas palabras en su repertorio. La manera más efectiva y común para analizar el desempeño de un niño en el lenguaje es el conteo de las palabras que utiliza para comunicarse. Las palabras que pueden ser contadas son aquellas que el niño usa dentro de un contexto y de forma espontánea y que significan algo para él, no las que es capaz de repetir.

Justamente, utilizando este método de análisis, un reciente estudio publicado por la Universidad de Pensilvania, ha revelado las 25 palabras, de un total de 50 vocablos que todo niño de dos años debería manejar. «Si un niño a los 24 meses no dice estas 25 palabras, quizás puede ser un hablante tardío, condición que no debería preocupar a los padres si el niño tiene un desarrollo normal y se relaciona de modo adecuado con su entorno. Sin embargo, si estas dificultades sobrepasan los dos años y medio, debería contemplarse una visita al especialista», explica el estudio que tiene como intención ayudar a detectar otras alteraciones que se delatan por el uso tardío del lenguaje como la sordera o el autismo.


Las palabras registradas en la lista están relacionadas con objetos cercanos y cotidianos de los niños como alimentos, juguetes, animales, decir adiós y, por supuesto, referirse a sus padres. Según Leslie Rescorla, una de las encargadas de la investigación, las 25 palabras son: Mamá, papá, bebé, leche, jugo, hola, bola o pelota, sí, no, perro, gato, nariz, ojos, banano, galleta, carro, caliente, gracias, baño, zapato, sombrero, libro, listo, más, chao. Lo óptimo es que los niños a los 24 meses manejen alrededor de 300 palabras, y a los 30 meses, casi 600. Sin embargo, como menos del 10% de los niños conocen solo 50 vocablos y usan 25 palabras, esta fue la cifra que se tomó como corte en el estudio.


Aunque los padres deben ser respetuosos del proceso de cada niño y no deben sobrecargarlo con demandas, hay algunas habilidades básicas que se deben ir notando con el paso de los meses. Después del año, alrededor de los 16 meses aparecerán nuevas palabras en el lenguaje del niño, resultado de la imitación de las palabras que oye de los adultos. Ya a los 18 meses empezará un lenguaje telegráfico, pronunciando las primeras frases incompletas. A los 20 meses nombrará más cosas con su nombre correspondiente, utilizará verbos y le dará más paso al lenguaje hablado que al gestual. A partir de los dos años, sus frases contarán ya con una cierta estructura de sujeto y predicado, se interesará cada vez más por el nombre de las cosas y conseguirá casi la completa articulación de los fonemas.



Fuente: El Espectador 

7 de agosto de 2013

Las mejor vestidas, y no las mejores vestidas...

Las palabras mejor peor se mantienen invariables cuando se corresponden con bien mal.
Sin embargo, no es raro que estas dos voces se usen incorrectamente en plural, especialmente ante participios, en frases como «Las generaciones actuales son las mejores preparadas» y «La conocida actriz entra en la lista de las peores vestidas gracias a su traje violeta».
En casos como estos, mejor peor son las formas comparativas de bien mal, por lo que funcionan como adverbios y en consecuencia no varían en número, de modo que en los ejemplos anteriores lo correcto habría sido «Las generaciones actuales son las mejor preparadas», porque están bien preparadas, y «La conocida actriz entra en la lista de las peor vestidas gracias a su traje violeta», porque iba mal vestida.
Sí es correcto hacer el plural cuando se aplican a nombres como formas comparativas de bueno malo, como en «Es la candidata que ha mostrado los mejores vestidos hasta ahora», es decir, ha mostrado buenas prendas de vestir.

Fuente: Fundéu.

24 de julio de 2013

¿Medio tonta o media tonta?


Esta palabra cuando actúa como adverbio es invariable (no cambia) y, por lo tanto, no debe concordar con el adjetivo al cual cuantifica. Ejemplo: medio ingenua, medio cansada, medio tonta, medio tontas, medio ingenuas. A pesar de esto, muchas personas tienden a cometer el error de decir o escribir: media ingenua, medios ingenuos, media tonta, medias tontas y medias ingenuas.

Medio indica ‘un poco’ cuando se comporta como un adverbio, por eso cuando decimos que alguien es medio tonta estamos señalando que no lo es del todo.

Sí, varía en género y número cuando medio funciona como adjetivo. Ejemplo: media naranja, medio limón.



Correctoras de Papel

18 de julio de 2013

Desinsectación versus desinfección

Antes de empezar a hablar acerca de lo que mencionamos en el título de este blog, queremos comentarles que todas las palabras escritas en mayúscula llevan tilde. Es decir, que el vocablo DESINSECTACION, que aparece en la foto, debería llevar tilde en la Ó.

Por otro lado, existe una diferencia entre estas dos términos: mientras que desinsectación significa limpieza de insectos nocivos, especialmente los parásitos y las plagas perjudiciales para la salud, desinfección es la destrucción de los gérmenes que pueden causar infecciones. Por lo tanto, desinfectar no es lo mismo que desinsectar (el primero significa eliminar microbios -bacterias, virus, etc.- y el segundo eliminar insectos). Así que a la hora de elegir cuál de las dos utilizar, tenga en cuenta cuál es la más adecuada. Si tiene dudas puede dirigirse a alguno de los diccionarios que hay disponibles en la web.



Correctoras de Papel

4 de julio de 2013

Así se dice: un wasap y wasapear, adaptaciones adecuadas al español


El sustantivo wasap (‘mensaje gratuito enviado por la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp’), así como su verbo derivado wasapear (‘intercambiar mensajes por WhatsApp’), son adaptaciones adecuadas al español, de acuerdo con los criterios de la Ortografía de la lengua española.

Esta obra señala que la letra w es apropiada para representar la secuencia /gu/, entre otras, en palabras extranjeras adaptadas al español (waterpolo y web, por ejemplo), criterio por tanto aplicable a wasap como españolización del nombre que se da a los mensajes enviados por WhatsApp.

En este sentido, WhatsApp, como nombre propio de esta marca registrada, debe escribirse tal cual, con W y A mayúsculas, h después de la w, t antes de la s y, por último, dos pes al final. Así pues, frases como «Su segundo hijo también le manda wasaps desde París, donde está cursando un máster» o «¿Quieres promocionar tu negocio con una aplicación para wasapear?» pueden considerarse correctas, sin necesidad de cursivas ni comillas.

El plural de wasap es wasaps, sin tilde, pese a acabar en s, dado que se trata de una palabra aguda terminada en grupo consonántico.

Por otra parte, aunque también pueden resultar admisibles las adaptaciones guasap, plural guasaps, y guasapear, al perderse la referencia a la marca original y percibirse como más coloquiales, se prefieren las formas con w.



Fuente: Fundéu

25 de junio de 2013

¿Te arremangas los pantalones o te los remangas?

¿Qué es lo correcto: "Arremangarse" o "remangarse"?

Ambas son correctas. Le copiamos lo que dice el "Diccionario panhispánico de dudas":
Remangarse. ‘Levantar(se) o recoger(se) hacia arriba [las mangas o la ropa]’: «Al ver que había ganado se remangó el vestido» (Gamboa Páginas [Col. 1998]). Es igualmente válida y muy frecuente la variante arremangar(se): «A veces se arremangaban los pantalones para mostrar una llaga» (Ocampo Cornelia [Arg. 1988]).



Fuente: Página on line del "Diccionario del español urgente".

13 de junio de 2013

¿Shokeado o shockeado?


Uno de los objetivos de Correctoras de Papel es que se utilice el lenguaje de la manera adecuada, ¡no a los errores de ortografía en ningún medio!…  Un diario como La Nación no puede darse este permiso: Asimismo, el hombre aseguró estar "muy shokeado" tras lo sucedido.

En el diccionario panhispánico de dudas podemos encontrar que la palabra marcada se escribe shock que significa choque, por lo tanto no sería shokeado sino shockeado.


Choque. (Del ingl. shock).

1. m. Med. Estado de profunda depresión nerviosa y circulatoria, sin pérdida de la conciencia, que se produce después de intensas conmociones, principalmente traumatismos graves y operaciones quirúrgicas.
Acá les dejamos los enlaces a los diccionarios para que los utilicen, es muy fácil acceder a ellos teniendo internet.





Correctoras de Papel


6 de junio de 2013

La diferencia entre sino y si no

Sino es una conjunción adversativa que se escribe en una sola palabra y se usa, principalmente, para contraponer un concepto a otro: «No estudia, sino que trabaja», mientras que si no introduce una oración condicional: «Si no estudias, no aprobarás».

Resulta muy habitual leer en los medios de comunicación grafías equivocadas como «Sino lo hubiera intervenido el juez, se habrían autorizado las obras» o «El secretario general no fue expulsado, si no que dimitió» cuando lo adecuado hubiera sido escribir «Si no lo hubiera intervenido el juez, se habrían autorizado las obras» o  «El secretario general no fue expulsado, sino que dimitió».

Una forma sencilla de saber cuándo debe escribirse si no es cuando se puede intercalar entre si y no algún elemento sin que se pierda el sentido en el texto: «Si (el juez) no hubiera intervenido», «No aprobará si (él) no estudia», «Si (tú) no quieres no iré». Y para saber cuándo debe escribirse sino reemplazarla por "excepto" y/o "también".

Sino es, también, un sustantivo que significa ‘destino o fuerza desconocida que actúa sobre las personas y determina el desarrollo de los acontecimientos’.



Fuente: Diccionario del Español Urgente

5 de junio de 2013

¿Que modelo de conjugación sigue el verbo cimentar?

El verbo cimentar tradicionalmente ha seguido el modelo de conjugación de acertar, es decir, con diptongación («alternancia /e/ ~ /ié/ en todas las formas del singular y en la 3.ª persona del plural del presente de indicativo y de subjuntivo, así como en la 2.ª persona del singular del imperativo no voseante», Manual de la nueva gramática de la lengua española de la Real Academia Española, p. 61). Sin embargo, el uso mayoritario de este verbo como regular ha hecho que actualmente se considere que tiene dos conjugaciones, como aclara el Diccionario panhispánico de dudas


Fuente: Fundéu.



28 de mayo de 2013

Intensión vs. intención


A no confundir el significado de estas palabras… La diferencia entre intensión con S e intención con C es la siguiente:

Intensión se usa en fonética para denotar el primer tiempo de articulación de un sonido y también en el campo de la lógica para expresar el conjunto de rasgos que forman el significado de un concepto. En cambio, intención significa propósito o voluntad de hacer algo.





18 de mayo de 2013

¿Absorber o absorver?


Absorber es uno de esos verbos que, con frecuencia, se nos vuelven complicados de escribir y vemos con faltas de ortografía. La duda entre "absorber" y "absorver" es sencilla de sentenciar: se escribe "absorber", nunca "absorver".

Absorber es, dicho de una sustancia sólida, ejercer atracción sobre un fluido con el que está en contacto, de modo que las moléculas de este penetren en aquella. Dicho de un tejido orgánico o de una célula, es recibir o aspirar materias externas a ellos, ya disueltas, ya aeriformes. Puede significar también, en otros contextos, cautivar, asumir, atraer y cautivar.

A continuación mostramos la conjugación del verbo absorber:

INFINITIVO
absorber

PARTICIPIO
absorbido

GERUNDIO
absorbiendo

INDICATIVO
Presente
absorbo
absorbes / absorbés
absorbe
absorbemos
absorbéis / absorben
absorben
Pretérito imperfecto o Copretérito
absorbía
absorbías
absorbía
absorbíamos
absorbíais / absorbían
absorbían
Pretérito perfecto simple o Pretérito
absorbí
absorbiste
absorbió
absorbimos
absorbisteis / absorbieron
absorbieron
Futuro simple o Futuro
absorberé
absorberás
absorberá
absorberemos
absorberéis / absorberán
absorberán
Condicional simple o Pospretérito
absorbería
absorberías
absorbería
absorberíamos
absorberíais / absorberían
absorberían

SUBJUNTIVO
Presente
absorba
absorbas
absorba
absorbamos
absorbáis / absorban
absorban
Pretérito imperfecto o Pretérito
absorbiera o absorbiese
absorbieras o absorbieses
absorbiera o absorbiese
absorbiéramos o absorbiésemos
absorbierais o absorbieseis / absorbieran o absorbiesen
absorbieran o absorbiesen
Futuro simple o Futuro
absorbiere
absorbieres
absorbiere
absorbiéremos
absorbiereis / absorbieren
absorbieren

IMPERATIVO
absorbe (tú) / absorbé (vos)
absorbed (vosotros) / absorban (ustedes)



Fuente: estandarte.com

26 de abril de 2013

Los diez mandamientos del corrector de estilo


1

El corrector debe corregir faltas de ortografía, puntuación, acentuación, errores léxicos y semánticos…; evitar localismos, ambigüedades, redundancias, erratas, inexactitudes, pobreza de vocabulario, lugares comunes, incoherencias, fallos de concordancia… Y cuando crea que el texto ya está perfecto, debe volverlo a leer. Su trabajo es revisar, revisar y revisar.

2

El corrector debe respetar el estilo de quien escribe. El texto no es suyo, sino del autor, y su voz no puede falsificarse. Tiene que mejorar el escrito, enriquecerlo, evitar errores, pero nunca modificarlo a su gusto.

3

El corrector debe valorar a qué tipo de texto se enfrenta: no es lo mismo un escrito divulgativo que uno literario, legal, científico… y especializarse en la materia que corrige; cuanto más conozca, mejor. Tampoco es lo mismo redactar para Internet que para un soporte en papel, para una red social que para profesores o para alumnos.

4

El corrector responsable tiene que saber parar a tiempo de corregir, aunque a veces le resulte difícil. Es cierto que casi siempre se trata de un profesional mal pagado que trabaja con plazos de urgencia en la entrega, pero el agotamiento mental que produce la corrección hace que puedan pasarse por alto los errores. Una pausa, un cambio de actividad o un hasta mañana permiten corregir mejor.

5

El corrector debe cuidar la relación con el autor y mantener con él abierta la comunicación siempre que sea posible, consultarle todo lo que dude, advertirle de errores en las fechas, personajes, datos, fallos de coherencia…

6

El corrector está obligado a dudar de lo que lee, aunque el autor sea experto en la materia, es bueno cuestionar lo escrito porque eso permite detectar el error. No dar por supuesto nada es una cualidad imprescindible para ser un buen profesional.

7

El corrector siempre está dispuesto a aprender, no le molesta que le corrijan a él, sino que siente satisfacción por descubrir cada día nuevos matices de la lengua, significados, vocabulario, reglas, usos que no conocía.

8

El corrector está al día también en redes sociales, sigue en Twitter, Facebook, blogs, webs… a los que generan recomendaciones sobre el uso correcto del idioma, como la RAE, la Fundéu u otros colegas correctores.

9

El corrector supervisa que la maquetación sea la correcta para la comprensión del texto; por ejemplo, comprueba que el rango de títulos y subtítulos se diferencie visualmente, que las tipografías sean legibles, que exista correlación entre fotos y pies, que la puesta en página no despiste al lector, que no haya líneas perdidas…

10

El corrector de estilo tiene que dudar de sus propios conocimientos, incluso de lo que cree que sabe «de toda la vida»; siempre ha de estar dispuesto a asegurarse de que maneja los términos con propiedad, para ello, debe tener a mano diccionarios, ortografías y gramáticas en sus últimas ediciones, en formato papel y en la barra de favoritos de su navegador.

23 de abril de 2013

Nueva ortografía, a ponerla en práctica...


El último manual de la Ortografía salió a la venta en 2010. Hace tres años que este libro está disponible y, sin embargo, los medios impresos y los usuarios del idioma no lo ponen en práctica, desconocemos el motivo, pero esta es una realidad que se ve en cualquier diario: siguen tildando el adverbio solo, por citar un ejemplo.

Correctoras de Papel recomienda que lo consulten porque en él se tratan algunas nuevas reglas y alguna que otra sugerencia; está a la venta en muchas librerías de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. (El precio varía según su contenido).

Este artículo expone en forma breve ocho puntos importantes de dicha obra. Los mismos son los que han sido señalados por la propia Real Academia Española como las principales innovaciones de esta obra académica.

1. Eliminación del acento en algunos diptongos o triptongos ortográficos

Palabras como guiontruhanfieliais eran consideradas como términos con más de una sílaba. Sin embargo, la nueva ortografía señala que realmente se trata de palabras monosílabas, y que por tanto, no deben llevar tilde.
Se señala que no existe uniformidad en la manera en que los hispanoablantes pronuncian dichos términos; algunos lo pronuncian como bisílabas y otros como monosílabos.
De esta forma, constituye una falta ortográfica acentuar las citadas.
Otros diptongos y triptongos afectados son: las formas del verbo criar: crie, crio, criais, crieis, crias, cria.
Las del verbo huir: hui, huis.

2. Eliminación del acento diacrítico en "solo" y en los pronombres demostrativos

El término solo puede ser un adverbio (Solo vine a saludar) o cuando es adjetivo (Me siento solo) y los demostrativos este, ese, y aquel, con sus respectivos géneros femeninos y números plurales actúan como pronombres (Este es un letrado; Quiero aquel), no deben llevar acento.
Se justifica la supresión porque el acento diacrítico diferencia palabras idénticas en su grafía, pero siempre una es átona y la otra es tónica. Sin embargo, tanto solo como los pronombres demostrativos son siempre tónicas.
Se recomendaba el uso de la tilde para no caer en casos de posible ambigüedad. El nuevo manual resalta que siempre el contexto del enunciado permitirá salir de cualquier duda acerca del uso de dichos términos, por tanto, no se justifica el uso de la tilde diacrítica.

3. Supresión del acento diacrítico en la conjunción “o” escrita entre cifras

En el anterior manual de ortografía se recomendaba escribir con acento la “o” cuando se la escribe entre cifras, para diferenciarla del cero. Ejemplo: 040 ó 020 (ahora incorrecto).
No se justifica el uso del acento diacrítico porque la conjunción o es átona. Y desde el punto de vista práctica, la misma tiene una menor altura que el cero, por tanto, no puede haber lugar para confusión alguna.

4. Sustitución de la "Q" por otras grafías del español para usar los extranjerismos

La letra q tiene un uso limitado en el español. Es en realidad parte del dígrafo qu y tiene el mismo sonido que la letra k, pero solo se utiliza ante las vocales e, i (queso, quien)
La nueva regla establece que cuando se trata de términos que derivan de otras lenguas, sean latinismos o extranjerismos, y que en su ortografía deban incluir la letra q, los mismos deben adaptarse al sistema ortográfico español, y por tanto, suprimir el uso de dicha letra. Ejemplos: quark , quorum, y exequatur deben ahora escribirse de la siguiente manera: cuark, cuórum y execuátur.
Si preferimos utilizar la q, dichas palabras son consideras extranjerismos crudos y por tanto se escribirán en cursiva y sin acento.

5. Se establecen por primera vez normas precisas sobre los prefijos

Por primera vez se incluyen normas concretas que regulan el uso de los prefijos. El manual menciona varias reglas para su correcta utilización. Entras otros reglas estipula que los mismos deben escribirse unidos a la palabra de la cual forman parte.
Ejemplo: antitabaco, antivirus. Sin embargo, en ciertos casos pueden escribirse separados por un guión, como cuando la palabra a la cual se adhieren se encuentra en mayúscula. Ejemplo: mini-USB.

6. Extranjerismos y latinismos se rigen ahora por las mismas reglas

La anterior ortografía de 1999 establecía reglas diferentes en lo que respecta al uso de palabras que provienen de otras lenguas. En el nuevo manual, se equipara el tratamiento tanto de los extranjerismos como de los latinismos.
Los mismos, cuando son crudos, es decir, no adaptados al sistema ortográfico del español, deben escribirse preferentemente en cursiva de tal manera a indicar de esa forma su carácter foráneo. Cuando algún extranjerismo o latinismo es adaptado, se escribe sin ningún tipo de resalte.
Ejemplo: A mi hermana le gusta el ballet.
A mi hermana le gusta el balé.

7. Ch y Ll, ya no forman parte del abecedario

Ch y ll quedan eliminadas del abecedario español. Se argumenta que en realidad las mismas constituyen dígrafos, es decir, conjuntos de dos letras pero que representan un solo fonema. De esta manera, el alfabeto queda constituido por veintisiete letras: a, b, c, d, e, f, g, h, i, j, k, l, m, n, ñ, o, p, q, r, s, t, u, v, w, x, y, z.

8. Propuesta de un solo nombre para cada una de las letras del abecedario

La manera para hacer referencia a las letras del abedecedario, especialmente al momento de pronunciarlas, varía en los diferentes países de habla hispana. Como bien dice el titulo, se recomienda la utilización de una sola forma de designar a dichas letras.
Como se trata de una recomendación, no es incorrecto decir ve corta para hacer referencia a la v, o de i latina, para indicar a la i.


Fuente electrónica consultada:

Orlando Cáceres Ramírez, “Principales novedades en la nueva ortografía española”, [en línea], [consultado el 23-004-2013]. Disponible en: http://reglasespanol.about.com/od/reglasortograficas/tp/nuevas-normas-ortografia.htm