"No hay que perder de vista que el corrector no es el autor de los textos"



27 de abril de 2012

"Los libros tienen alma..."


Hoy en Correctoras de Papel tenemos ganas de que reflexionen acerca del libro de papel. Nosotras somos amantes de la literatura y de los libros. Estamos a favor de hacer circular el libro y de que no desaparezca por todo el auge que existe en el mercado con los ebooks. Por todo esto, es que estamos en marcha con un proyecto que tiene que ver con los libros de papel. Por eso pedimos donaciones de libros, quien quiera colaborar puede hacerlo escribiéndonos a nuestra casilla: infocorrectoresdepapel@gmail.com

Compartimos con ustedes lo que hoy escribió Cora Cané en la parte de "Clarín Porteño":


"Los libros tienen alma. Saben cómo son los los leen. Reconocen al lector apasionado; al que los lee sin interesarse demasiado, al que marca frases que lo impactaron. "Hay lectores para todos los libros", le oí decir a César Tiempo, cuya biblioteca ocupaba todo un cuarto y era tan importante como la de, por ejemplo, Bernardo Ezequiel Koremblit, Félix Coluccio, Castiñeira de Dios, Marechal, entre tantos que quieren a los libros como preciados tesoros. "Los libros tienen que circular como el dinero", decía Leopoldo Lugones. Sacudirlos del polvo del olvido, buscarles nuevos caminos. Esta es la verdad de la existencia: que nada nos asfixie, nos inmovilice. Ser libres, desasidos de prejuicios, falsas utopías, alambrados en los campos, en los sueños, en las ilusiones. Démosle libertad a nuestros libros, si ya los hemos leído y hasta releído y los conservamos en anaqueles donde el tiempo los va envejeciendo. Formemos bibliotecas, sobre todo en lugares donde no hay ninguna: pequeñas poblaciones donde sus habitantes no tienen posibilidad de disfrutar de la lectura, aunque deseen hacerlo. Busquémosles nuevos caminos a nuestros amados libros. Nuevos lectores iluminarán sus almas, que yacen en cada una de sus páginas. Y abrirán nuevos campos de luz, para los que los leerán".


Cora Cané (27/04/2012, Diario Clarín).

19 de abril de 2012

¿Confort o comfort?


Confort. Aunque existen desde antiguo en español el verbo confortar (‘dar ánimo, vigor o consuelo’) y el adjetivo confortable (‘que conforta o anima’), el sustantivo masculino confort se introdujo a mediados del siglo xix a través del francés, con el sentido de ‘comodidad o bienestar material’: «Del confort de las habitaciones del Rambag volví a la austeridad de mi celda» (Leguineche Camino [Esp. 1995]). 
En consecuencia, el adjetivo confortable pasó también a significar, desde ese momento, ‘que proporciona confort o comodidad’: «El hombre estaba sentado en un confortable sillón» (ContrerasNadador [Chile 1995]). Aunque se trata de un galicismo asentado, no hay que olvidar que existen en español voces sinónimas como comodidad o bienestar.
2. En español confort es palabra aguda (pron. [konfórt]), como su étimo francés; así pues, deben evitarse tanto la grafía anglicada Marca de incorrección.comfort como la pronunciación llana Marca de incorrección.[kónfort].
3. No debe usarse la forma Marca de incorrección.disconfort como sinónimo de incomodidad, molestia o malestar, como se hace a veces por influjo del inglés discomfort.





12 de abril de 2012

Lo que nos dejó la presentación del libro La Sangre y otros relatos


Con éxito, se presentó el libro de cuentos La Sangre y otros relatos, del escritor Miguel Alejandro Sánchez Peña. Las presentaciones fueron en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires y en el Bar El Cairo (donde iba Fontanarrosa, en Rosario). Las próximas confirmadas serán el 27 de abril en la Biblioteca Pedagógica N° 2 Rawson 209, Trelew y en Buenos Aires el viernes 4 de mayo en la Casa de la Provincia del Chubut y el sábado 5 de mayo en el stand de Chubut de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 2012. 

Les recordamos que Miguel Alejandro Sánchez Peña es un escritor que, prendido en lo íntimo de su espíritu artístico, nos invita a explorar en La sangre y otros relatos, una serie de narraciones en donde se mezcla, la realidad, la fantasía y la magia. En estas creaciones literarias surge un crisol de personajes, cada cual con su característica, con su época, con su psicología... en los que seguramente nos veremos reflejados o identificaremos prototipos muy familiares a nuestras vivencias.


A continuación, los invitamos a mirar las fotos que sacamos en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires:














Correctoras de Papel
Fotos: Ludmila López

9 de abril de 2012

¿Adondequiera o adonde quiera?


El Diccionario Panhispánico de Dudas nos dice que "adondequiera" es un adverbio de lugar que significa "a cualquier sitio", mientras que "adonde quiera", significa "al lugar al que desee". 


"Adondequiera" se usa normalmente seguido del relativo que: "Había decidido seguirla adondequiera que fuese". Con este sentido puede emplearse también dondequiera. En cambio, "adonde quiera" es la combinación ocasional del adverbio adonde y la primera o tercera persona del singular del presente del subjuntivo del verbo querer: "Se puede ir adonde quiera, en barco, en avión...".