"No hay que perder de vista que el corrector no es el autor de los textos"



18 de mayo de 2011

¿Yo aprieto o apreto?

Los errores más frecuentes que se cometen en la conjugación son de tres tipos:
  1. Conjugar como regulares verbos que son irregulares: apretar, cocer, errar y otros semejantes.
  2. Conjugar como irregulares los que son regulares: enredar, esconder, enderezar, alinear, pasear, aprender, etc. (Debe decirse: yo enredo y no yo enriedo).
  3. Conjugar algunos verbos, alternando su forma mediante cambios acentuales o por contaminación con otros verbos, como ocurre en los casos de evacuar, santiguar, prever, etcétera.
El verbo apretar es irregular porque presenta alteraciones en algunas formas o tiempos, respecto del verbo modelo de cada conjugación. Estas irregularidades pueden afectar a la base, a la raíz, a las desinencias, o a ambas partes. Por lo tanto, si queremos conjugarlo, la posición del acento en la raíz condicionará la irregularidad. Si la raíz de la forma verbal, que corresponde a un tiempo y a una persona gramatical es átono, ésta se mantiene invariable: apreté, apretaré. En cambio, si la mayor fuerza de voz recae en la raíz misma, se da una diptongación de e en ie, que sufre la siguiente irregularidad:

Presente de indicativo: aprieto, aprietas, aprieta, aprietan. (No es correcto apreto, apretas, apreta, apretan).

Presente de subjuntivo: apriete, aprietes, apriete, aprietan. (No es correcto aprete, apretes, aprete, apreten).

Imperativo: aprieta tú, apriete él, aprieten ellos. (No es correcto apreta tú, aprete él, apreten ellos).


Lo mismo se aplica para los siguientes verbos: acertar, alentar, apacentar, cimentar, desmembrar, escarmentar, herrar, regar, sosegar, tropezar, etcétera.


Fuente: "El arte de escribir bien en español", María Marta Negroni.
RAE