"No hay que perder de vista que el corrector no es el autor de los textos"



15 de marzo de 2011

¿Por qué corregir?



Nosotras creemos que el estilo, la ortografía, la gramática y la puntuación de los textos deben ser, en todo momento, los adecuados sobre la base del uso apropiado del lenguaje. Y para que esto se cumpla, tiene que haber un buen trabajo de corrección. En Correctoras de Papel nos apoyamos en tres principios básicos: la honestidad, la responsabilidad y el compromiso, para llevar a cabo dicha tarea. Además, ajustamos la corrección a distintas fases o momentos:

*Corrección tipográfica: en esta etapa controlamos la calidad de la composición. Nuestra tarea es detectar y corregir las erratas, los errores tipográficos y la partición incorrecta de las palabras; así como las líneas sueltas al final y al principio de página (viudas y huérfanas).

*Corrección gramatical: corregimos los problemas de ortografía y/o morfología, es decir, los errores de género y número, de concordancia sustantivo-adjetivo, de uso de los artículos, de morfología verbal, tales como formación de palabras, neologismos, calcos, préstamos y extranjerismos.

*Corrección de estilo: consiste en una revisión general de todos los elementos que componen la obra, tales como la correcta elección de los términos empleados, la corrección o adecuación de localismos, extranjerismos y modismos, la aplicación de las normas establecidas en los manuales de estilo; con esta corrección se pretende no sólo pulir la calidad general del texto, sino darle una coherencia global.

En cuanto a los géneros con los que trabajamos, corregimos escritos literarios, periodísticos, académicos, publicitarios, jurídicos, administrativos, etcétera. Y dentro de estos, novelas, cuentos, tesis, ensayos, discursos, informes, folletos, presentaciones en Power Point, contenido web y todo tipo de texto escrito.