"No hay que perder de vista que el corrector no es el autor de los textos"



27 de diciembre de 2011

Una palabra que poco se dice, pero es tan oportuna: Adefesio

La palabra adefesio, generalmente, se asocia con la gente, cuando se aplica a las personas; además puede denotar ridiculez o fealdad.


Origen

El término proviene del latín ad efesios, refieriéndose a la epístola de san Pablo a los Efesios.
Miguel de Unamuno (1864-1936) explica que el origen de "adefesio" está en los consejos y analogías (extraídos de la Epístola a los Efesios) que les lee el célibe sacerdote católico a las parejas que van a casarse; consejos de los que nadie hace ningún caso:
Que la esposa se someta a su marido como al Señor. En efecto, el marido es la cabeza de su esposa, como Cristo es cabeza de la iglesia, cuerpo suyo. Y así como la Iglesia se somete a Cristo, así también la esposa debe someterse en todo a su marido. Marido, ama a tu esposa como Cristo amó a la iglesia [...] y la bañó y la santificó mediante el bautismo de agua. Él mismo debía prepararla porque deseaba una iglesia espléndida, sin mancha ni arruga ni nada parecido. [...] Esclavo, obedece a tu patrón con temor y temblor, con corazón sencillo, como quien obedece a Cristo. No sirvas solamente cuando te vigilan, [...] sino que cumple de todo corazón la voluntad de tu patrón.
Efesios 5.22-27 y 6.5-6#


Historia de la palabra

El teólogo Paul A. Zimmerman afirma que "hablar adefesios", primero significó 'hablar en balde' y después 'decir algo extravagante'. Más tarde, el término habría pasado a las personas y a las ropas. "Andar hecho un adefesio" equivale hoy a 'estar tan feo, como ridículo'.
Según el Diccionario Histórico de la Lengua Española la palabra "adefesio" se basa en una historia acerca de un sacerdote católico que debía leer una de las paulinas Epístolas a los Corintios tomó por error la Epístola a los Efesios, del mismo autor. Por esa razón, las afirmaciones equivocadas se llamaron "adefesios".
Los católicos niegan la veracidad de esa historia y sostienen que ad efesio pasó a significar 'disparate', 'adorno ridículo' o 'persona muy fea' debido a que durante el tiempo que permaneció en Éfeso, san Pablo corrió peligro y en una ocasión estuvo a punto de morir a manos del populacho incitado por los comerciantes y sacerdotes que vivían del culto a Diana(Artemisa). El Diccionario de la Real Academia Española se adhiere a esa opinión.
El filólogo Joaquim Vicenç Bastús y Carrera (Tremp, 1799 - Barcelona, 1873), en su refranero La sabiduría de las naciones o evangelios abreviados (1862) explica que la palabra "adefesio" podría proceder de la historia de Hermodoro, ciudadano de Éfeso de brillante posición pero que finalmente fue condenado al ostracismo. Desde entonces, "hablar adefesios" (literalmente 'hablar a la gente de Éfeso') equivale a hablarle inútilmente a personas que no hacen ningún caso de nuestras palabras.


Fuente: Wikipedia.

22 de diciembre de 2011

¿Privacidad o intimidad?

‘Cualidad de privado o no público’: «Violan [al abrir su correspondencia] su derecho a la información y a la privacidad de las comunicaciones» (Proceso [Méx.] 15.9.96); y ‘ámbito de la vida privada que se tiene derecho a proteger de cualquier intromisión’: «Cuida de tu privacidad atendiendo personalmente lo que te concierne» (NHerald [EE. UU.] 11.9.97). No es sinónimo de intimidad (‘ámbito íntimo, espiritual o físico, de una persona’;  intimidad), aunque ambos términos están semánticamente muy próximos y son intercambiables en algunos contextos: derecho a la intimidad, derecho a la privacidad. Debe evitarse la forma Marca de incorrección.privacía, calco del inglés privacy.






Fuente: Diccionario panhispánico de dudas.

15 de diciembre de 2011

Etimología de la palabra "desastre"

Si partimos en dos a la palabra desastre y utilizamos un poquito la imaginación podremos darnos cuenta de su origen: des – astre (sin astro).
Pero dónde y cómo nació este vocablo. Para saberlo debemos remontarnos hasta la Antigua Grecia.
Diferentes culturas, entre ellos los griegos, sintieron fascinación por el cielo y los astros y llegaron a creer que estos tenían una poderosa influencia en la vida de los seres humanos. Sostenían que la posición de los astros en el momento exacto del nacimiento de una persona y sus movimientos posteriores, reflejaban el carácter de la persona y por lo tanto su destino. Surgieron alrededor de esta creencia varios vocablos referenciando al azar o la suerte y una de esas palabras es desastre.
Está compuesta por el prefijo dis- des- que denota negación o inversión del significado, como por ejemplo en: disconforme (no estar conforme) o desleal (no ser leal) y también por el sustantivo griego ástron (astro) o latín astrum. Para los griegos un desastre ocurría cuando la posición de las estrellas no era favorable en determinado momento, por ejemplo en época de cosecha o en un nacimiento. Como consecuencia del desafortunado movimiento astral, se auguraba una mala cosecha o un destino desgraciado para el niño.
El término desastre llegó al español desde el provenzal, donde significaba “desgracia” y a su vez éste procedía del italiano ‘disastro’ con el mismo significado, pero su verdadero origen está en aquella Grecia antigua, donde la creencia en la influencia de los astros sobre los acontecimientos en la tierra le dio sentido.

12 de diciembre de 2011

¿«Papás Noeles» o «Papás Noel»?

La Fundación del Español Urgente aclara que la forma correcta de hacer el plural de Papá Noel es Papás Noel, mientras que si se opta por la forma papanoel, como nombre común, recomienda el plural papanoeles.

En principio ese nombre no debería presentar problemas para formar su plural, pues solo hay un Papá Noel, pero la realidad es que en las fechas que se aproximan veremos muchos muñecos que lo reproducen y muchos actores disfrazados que lo representan en los grandes almacenes o en las calles.

Y ya comienza a oírse en algunos noticieros de radio y televisión que las vidrieras de los comercios se llenan de esos muñecos, y al mencionarlos surge la duda de cómo debe hacerse el plural de Papá Noel: ¿los Papá Noeles, los Papás Noel, los Papá Noel o los Papás Noeles?...

Ante esa situación, la Fundéu BBVA recomienda que se prefiera la forma Papás Noel, en la que solo se hace el plural del primer elemento del nombre y se deja invariable el segundo, pues funciona como si fuese un apellido. Además es posible, cuando nos refiramos a los muñecos o a los actores (o los padres) disfrazados, optar por la forma un papanoel, con minúscula, por tratarse ya de un nombre común, cuyo plural no plantea ningún problema: los papanoeles.



Fuente: Diccionario del Español Urgente

6 de diciembre de 2011

¡feliz Navidad!

Estamos preparando las felicitaciones navideñas y nos surge una duda con las mayúsculas... Si la frase es "Te deseo Feliz Navidad", ¿cómo tienen que ir Feliz y Navidad, en mayúsculas o minúsculas?

Lo correcto es escribir: «Te deseo feliz Navidad», con el adjetivo «feliz» en minúscula.





Fuente: Diccionario del Español Urgente

1 de diciembre de 2011

Una cosa se ve normal y varias cosas se ven normales

En la expresión ver normal, la palabra normal concuerda con aquello a lo que hace referencia,por lo que en la frase «La ministra ve normal los elogios de Sarkozy a España» lo adecuado hubiera sido decir: «ve normales los elogios».
Es habitual encontrar en los medios de comunicación frases en las que esta palabra, normal, se trata como invariable, como: «Antonio Ledezma indicó que no ve normal los cambios de discursos del presidente Hugo Chávez», « El delantero ve normal los rumores sobre el interés de varios clubes extranjeros por algunos futbolistas de su equipo».
En estos dos casos lo apropiado hubiera sido escribir «Antonio Ledezma indicó que no ve normales los cambios de discursos del presidente Hugo Chávez», «El delantero ve normales los rumores sobre el interés de varios clubes extranjeros por algunos futbolistas de su equipo».

Fuente: Diccionario del Español Urgente

25 de noviembre de 2011

Los miles de personas, no las miles de personas

El sustantivo miles es masculino, y por lo tanto el artículo que lo acompaña debe ser masculino para concordar con él: los miles de personas y no las miles de personas.

Sin embargo, es común encontrar errores de concordancia en los medios de comunicación: «Esa es la condición que han puesto este año las miles de personas que han seguido durante este fin de semana de carnaval los actos de esta fiesta», «El tiempo fue al final benigno con las miles de personas que desfilaron».

Ya que el sustantivo miles es masculino, al igual que otros numerales, como centenar, millón..., los artículos que los acompañan deben ir también en género masculino, no en femenino (los miles de personas, unos miles de mujeres, esos milllones de denuncias, y no las miles de personas, unas miles de mujeres, esas millones de denuncias).



Fuente: Diccionario del Español Urgente

16 de noviembre de 2011

Eficaz y eficiente

Para el Diccionario panhispánico de dudas, eficaz y eficiente significan prácticamente lo mismo, aunque prefiere que la primera se use para referirse a cosas y la segunda para referirse a personas.

Sin embargo, existe otro matiz diferencial: eficacia alude a la capacidad de lograr algo; eficiencia, a la capacidad de lograrlo con economía de medios.

El uso de eficaz-eficacia y eficiente-eficiencia es motivo de muchas discusiones, sobre todo entre los traductores, ya que los términos efficacy, efficiency y effectiveness no siempre son traducibles directamente por eficacia, eficiencia y efectividad. Sobre el empleo de estos términos en traducción médica, le recomendamos la entrada «effectiveness» (pág. 313) del Diccionario crítico de dudas inglés-español de medicina (2.ª ed.), de Fernando Navarro (Madrid: McGraw-Hill, 2005).


Fuente: Diccionario del Español Urgente

8 de noviembre de 2011

Origen etimológico de la palabra "tabloide"

Esta palabra designa un formato de periódico surgido a mediados del siglo XX, en el que cada página mide, aproximadamente, la mitad del tamaño que tiene un periódico convencional. Las noticias suelen ser tratadas con menor extensión que en los diarios de formato tradicional y el número de ilustraciones es mayor que en éstos. Sin embargo, la prensa española ha desarrollado tabloides como El País, El Mundo y La Vanguardia, entre otros, que lograron equilibrar el tamaño reducido con una cobertura profunda y extensa.

El nombre de este formato proviene del inglés tabloid, puesto que fue en Londres donde surgieron los primeros periódicos de ese tipo, pero el origen de esa palabra es un poco más antiguo. En 1884, el laboratorio farmacéutico británico Burroughs, Wellcome and Company, actualmente fusionado con GlaxoSmithKline, registró tabloid para un formato de medicinas condensadas, a partir de la voz francesa tablette, diminutivo de table ‘mesa’, que se usaba como nombre de una pieza plana de losa o una tabla de mármol destinada antiguamente para escribir. 

Hacia el siglo XVI, tablette se aplicaba en francés a pequeñas piezas de remedios, de jabón o de alimentos, con el concepto de que se trataba de dosis reducidas de cualquiera de las tres cosas. A comienzos del siglo XX ya se hablaba, en inglés, de tabloid journalism para designar no un formato, sino la idea de publicar noticias en versiones condensadas, algo así como periodismo en tabletas.


Fuente: www.elcastellano.org 



1 de noviembre de 2011

¿Dentífrico o dentrífico?

 
La forma correcta de escribir esta palabra es dentífrico. No son términos válidos ni dentrífrico, ni dentrífico.

La etimología de esta palabra es un compuesto del latín dens, dentis (diente) y la raíz del verbo fricare que significa fortar y restregar. De esa raíz verbal, proceden fricción y friccionar, así como la voz patrimonial "fregar".


Las Correctoras de Papel aconsejamos que, ante una duda acerca de cómo se escribe una palabra, consulten a alguno de estos dos diccionarios on line: http://www.rae.es/ http://www.wordreference.com/



Fuente: Diccionario del español urgente.


12 de octubre de 2011

No se dice enriedo

La palabra "enredar" significa prender con red, tender las redes o armarlas para cazar, enlazar, entretejer, enmarañar, etc., y cuando se conjuga no pasa a ser "tú enriedas", sino enredas. Vean la conjugación ofrecida por la Real Academia Española:

Indicativo y subjuntivo

Presente
enredo
enredas / enredás
enreda
enredamos
enredáis / enredan
enredan
Futuro simple o Futuro
enredaré
enredarás
enredará
enredaremos
enredaréis / enredarán
enredarán
Presente
enrede
enredes
enrede
enredemos
enredéis / enreden
enreden
Pretérito imperfecto o Copretérito
enredaba
enredabas
enredaba
enredábamos
enredabais / enredaban
enredaban
Condicional simple o Pospretérito
enredaría
enredarías
enredaría
enredaríamos
enredaríais / enredarían
enredarían
Pretérito imperfecto o Pretérito
enredara o enredase
enredaras o enredases
enredara o enredase
enredáramos o enredásemos
enredarais o enredaseis / enredaran o enredasen
enredaran o enredasen
Pretérito perfecto simple o Pretérito
enredé
enredaste
enredó
enredamos
enredasteis / enredaron
enredaron
Futuro simple o Futuro
enredare
enredares
enredare
enredáremos
enredareis / enredaren
enredaren



Fuente: Real Academia Española

30 de septiembre de 2011

Origen etimológico de la palabra "mensaje"

Esta palabra está registrada en nuestra lengua desde los tiempos del Cid Campeador. Mensaje es, ya desde sus orígenes latinos, 'algo que es enviado', 'aquello que se envía'. En efecto, la palabra se formó a partir de missus, el participio pasivo del verbo mittere, uno de cuyos significados era 'enviar' (ver misa). En francés antiguo,missus adquirió la forma mes(enviado), y se unió al sufijo -age, dando lugar a message. Esta forma llegó al castellano antiguo como mesaje antes de adoptar su forma actual.














Fuente: el castellano.org

19 de septiembre de 2011

Etimología de la palabra "gaceta"

Este nombre denota una publicación periódica en la que se editan noticias de todo tipo: comerciales, administrativas, literarias o sobre cualquier otra área.

La palabra proviene del italiano gazzetta, nombre de una moneda veneciana de escaso valor del siglo XVII, que tenía grabada la imagen de una urraca (gazza). Una gazzetta era lo que cobraban los vendedores de diarios a los transeúntes que querían dar una ojeada al periódico sin comprarlo y, posteriormente, fue el nombre de algunos periódicos dedicados a anuncios administrativos.

El vocablo llegó a nuestro idioma para designar la Gaceta de Madrid, fundada en 1660, que empezó a ser publicada oficialmente con ese nombre en 1697 y sufrió varios cambios durante la Segunda República hasta llegar al actual Boletín Oficial del Estado (boe).


Este texto ha sido extraído de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.



Fuente: http://www.elcastellano.org/

12 de septiembre de 2011

“Apóstrofe” y “apóstrofo”

Es fácil encontrar confusiones, incluso a niveles universitarios, entre estas dos palabras: “apóstrofe” y “apóstrofo“. Aunque, como es predecible, ambas tienen una etimología común, en español —no así en otras lenguas como en inglés, que tiene una sola palabra para ambos significados— tienen dos significados bien distintos.
El apóstrofo es el signo ortográfico, similar a una comilla simple ( ‘ ), que en español casi ha dejado de usarse y que antiguamente se empleaba para marcar la elisión de alguna letra, al “fusionarse” con otra. Sí es de uso corriente en otras lenguas como el inglés, el francés, el italiano… El Diccionario panhispánico de dudasofrece una completa entrada sobre sus usos.
Etimológicamente, la palabra griega de la que deriva “apóstrofo” era femenina, aunque en español se ha hecho masculina por la terminación en -o: “el apóstrofo”.
El apóstrofe es una figura retórica consistente en la “invocación vehemente a una segunda persona” (DPD). También puede emplearse con el significado de “insulto”. En el siguiente ejemplo, lo destacado en negrita es propiamente el apóstrofe:
¡Aléjate del yo, Simón, y créeme! ¡El yo quema!
MFoix Quincena [Esp. 1988]
Aunque “apóstrofe” es, etimológicamente (del griego), de género femenino, en español es de género ambiguo: puede emplearse tanto en masculino (“el apóstrofe fue largo”) como en femenino (“la apóstrofe fue larga”).
Como regla mnemotécnica para diferenciar ambas, puede recordarse que el apóstrofe es similar al aparte, y que ambas palabras terminan en -e.
Ya se ha dicho que ambas palabras tienen una etimología común; de hecho, en griego antiguo podían utilizarse indiferentemente para ambas palabras para referirse a lo que en español llamamos “apóstrofe”. De forma básica, la raíz significaría “rechazar”, “apartarse”, “girarse”, etc. De este significado primario se haría la diferencia: un significado de “rechazar una letra” y otro de “girarse hacia el público para hablar con él”.


6 de septiembre de 2011

"Raer" no es lo mismo que "roer"

A veces, se producen confusiones a la hora de hablar o de escribir y se cometen errores de conceptos. Las Correctoras de Papel aconsejamos clickear http://www.rae.es/ y averiguar cuál es el significado de cualquier palabra, antes de escribirla o de decirla.

Las diferencias entre "raer" y "roer" son las siguientes:

"Raer": (del lat. radĕre).

1. tr. Raspar una superficie quitando pelos, sustancias adheridas, pintura, etc., con un instrumento áspero o cortante.

2. tr. Igualar con el rasero las medidas de áridos.

3. tr. Extirpar enteramente algo, como un vicio o una mala costumbre.

MORF. conjug. c. caer, salvo la 1.ª persona del presente de indicativo (raigo o rayo) y el presente de subjuntivo (raiga o raya, raigas o rayas...).

"Roer": (del lat. rodĕre).

1. tr. Dicho de un animal: Cortar menuda y superficialmente, con los dientes u otros órganos bucales análogos, el alimento.

2. tr. Dicho de las abejas: Comerse la realera o maestril después de haberlo cerrado.

3. tr. Quitar poco a poco con los dientes a un hueso la carne que se le quedó pegada.

4. tr. Gastar o quitar superficialmente, poco a poco, y por partes menudas.

5. tr. Molestar, afligir o atormentar interiormente y con frecuencia.


Fuente: http://www.rae.es/

1 de septiembre de 2011

"Autopsia de un cadáver"



La Fundación del Español Urgente advierte del uso redundante de la expresión autopsia de un cadáver.

La definición de autopsia es 'examen anatómico de un cadáver para determinar las causas de su muerte'; por lo tanto, este término ya lleva implícito en su significado que solamente puede hacerse a un cadáver.
Estos últimos días se han oído o leído frases como «La autopsia al cadáver de N.N. ha concluido poco después de la medianoche» o «Los familiares de N.N. piden que se haga una segunda autopsia al cadáver». En ambos casos debió decirse «La autopsia de N.N. ha concluido poco después de la medianoche» o «Los familiares de N.N. piden que se haga una segunda autopsia».
La Fundéu BBVA insiste en que el término autopsia es suficiente para referirse al examen anatómico de un cadáver.

26 de agosto de 2011

Chapó no es lo mismo que chapar ni que dar un beso...

La voz "chapó" es una interjección coloquial tomada del francés "chapeau", que sirve para manifestar admiración o aprobación. Viene de la locución "tirer son chapeau" ("quitarse el sombrero"), o sea, descubrirse para expresar admiración por algo o por alguien.

Por otro lado, "chapar", según la RAE es cubrir con chapas, decir una verdad contundente, agarrar, estudiar o trabajar mucho. En el diccionario del lunfardo de José Gobello dice que "chapar" significa agarrar, asir, tomar. Suponemos que de esta última definición viene "chapar" por "besar", expresión muy usada por los adolescentes y jóvenes rioplatenses.


Fuentes: RAE. Diccionario del lunfardo, de José Gobello.

15 de agosto de 2011

@ para dos...

"Arroba", (del ár. hisp. arrúb‘, y este del ár. clás. rub‘, cuarta parte) el símbolo utilizado en las dirreciones de correo electrónico, tiene varios significados:

- Peso equivalente a 11,502.
- En Aragón, peso equivalente a 12,5 kg.
- Pesa de una arroba.
- Medida de líquidos que varía de peso según las provincias y los mismos líquidos.


Por otro lado, últimamente, para evitar las engorrosas repeticiones a que da lugar la reciente e innecesaria costumbre de hacer siempre explícita la alusión a los dos sexos (los niños y las niñas, los ciudadanos y ciudadanas, etc.), ha comenzado a usarse en carteles y circulares el símbolo de la arroba (@) como recurso gráfico para integrar en una sola palabra las formas masculina y femenina del sustantivo, ya que este signo parece incluir en su trazo las vocales a y o: *l@s niñ@s.

Debe tenerse en cuenta que la arroba no es un signo lingüístico y, por ello, su uso en estos casos es inadmisible desde el punto de vista normativo; a esto se añade la imposibilidad de aplicar esta fórmula integradora en muchos casos, sin dar lugar a graves inconsistencias, como ocurre en *Día del niñ@, donde la contracción del sólo es válida para el masculino niño.


Fuente: Diccionario panhispánico de dudas, Real Academia Española.

10 de agosto de 2011

Me enerva, no puedo evitarlo...



"Enervar", aún conserva el significado etimológico latino de "debilitar", "quitar las fuerzas": "Viéndolo tan tranquilo y enervado disfrutando de la música , hicieron confianza"; pero hoy se emplea más frecuentemente con el significado de "excitar o irritar", sentido que el francés añadió a esta voz en el siglo XIX, de donde pasó al español: "Voy a tratar de seguir contándoselo de una forma suave, pero me enerva, no puedo evitarlo". Usado con el significado de "excitar o irritar", está asentado en la norma culta y debe considerarse aceptable.


Fuente: Diccionario de la Real Academia Española.
Diccionario panhispánico de dudas.

5 de agosto de 2011

Te lo digo por penúltima vez...




La palabra "anteúltim@" no aparece en todos los diccionarios, sólo se la puede encontrar en el Diccionario de uso del español de María Moliner. "Anteúltim@" es sinónimo de "penúltim@" (inmediatamente anterior a lo último o postrero), pero esta última es la forma correcta de decirla y/o escribirla, y se la puede encontrar en el Diccionario de la Real Academia Española. Ah, y van escritas sin espacio.




Fuente: Diccionario de uso del español de María Moliner, Diccionario de la Real Academia Española .

1 de agosto de 2011

¿Son "gais" o "gays"?

La Fundación del Español Urgente recuerda que la forma correcta en español del plural de gay es gais y no gays. En español hay una forma ya establecida para la formación de los plurales de voces procedentes de otras lenguas y terminadas en una vocal abierta (-a, -e) seguida de i griega (-ay, -ey): se transforma la y en i y se le añade una s, como en «espray-espráis» y «yóquey-yoqueis».

La Fundéu BBVA, siguiendo las normas de la Real Academia Española, recomienda que se opte por la forma gais para el plural de gay, y recuerda que esa palabra al estar escrita con letra redonda ya forma parte de nuestra lengua y, por lo tanto, debe pronunciarse tal y como se escribe : gay (pronunciado /gai/) y no con su sonido en inglés: /guei/.



Fuente: Fundación del Español Urgente

27 de julio de 2011

¿Corrector o corruptor?

A la hora de "negociar" los cambios que el corrector propone para los textos, algunos autores se preguntan: "¿corrector o corruptor?"; y es que la tarea de corregir involucra dos grandes peligros que surgen, paradójicamente, del conjunto de habilidades caracterizadas como competencias enciclopédicas, gramaticales y textuales. Porque la aplicación exagerada de tales procedimientos, puede constituirse a su vez en fuente inagotable de nuevos errores y entonces corromper desde los cimientos la especificidad de la tarea.

El corrector no debe olvidar que su trabajo está supeditado al del autor, por lo que debe evitar sobrecorregir y ultracorregir. En el primer caso, en el que la intervención en los textos ajenos no busca mejorar los aspectos que se apartan de la normativa canónica, sino simplemente hacer prevalecer sus preferencias estilísticas y personales, se producirán desajustes tanto intratextuales como interpersonales.

En el segundo, el de la ultracorrección, el riesgo consiste en corregir lo correcto. El trabajo de la corrección se apoya en la norma, es decir, que la adecuada discriminación entre los usos correctos y los incorrectos es de vital importancia para el "buencorregir". Sin embargo, es necesario considerar que la aceptabilidad de las normas varía no sólo diacrónicamente sino de comunidad en comunidad: el corrector debe tomar conciencia de que muchos errores que se cometen en un momento histórico terminan finalmente siendo aceptados por la norma vigente debido a que el uso y el consenso social así lo imponen. Ultracorregir entonces, implica aplicar sobre un error un criterio ya perimido en el tiempo o bien realizar una transposición errónea de la normativa vigente.

Por lo tanto, la labor del corrector requiere no sólo de conocimientos técnicos, sino de saberes obtenidos gracias a una sólida formación cultural, al modo de la que poseían los copistas, originarios correctores, cuyo trabajo erudito y minucioso era una instancia obligada en la reproducción de una obra e, incluso, un valor agregado a su calidad y precio de venta. Corregir es entonces una técnica, que se nutre de conocimientos previos y de procedimientos específicos que son factibles de ser adquiridos con la práctica. Pero también es un arte, ya que no existe una única versión posible para corregir un texto.

En la próxima entrega, les contaremos algunas de las competencias específicas que un corrector de estilo debe tener para trabajar "correctamente".


Fuente: "¿Corrector o corruptor? Saberes y competencias del corrector de estilo". María Marta Negroni y Andrea Estrada.

Imagen Google

25 de julio de 2011

Una palabra en apuros...

A la hora de usar la palabra "mingitorio", sobrevienen las dudas... ¿Se dirá "mengitorio", "megitorio", "mejitorio" o "mengitorio"? No es una palabra muy utilizada, pero si la usamos, habría que emplearla correctamente.

Ahora bien ¿qué significa? Para los que no lo saben o tienen dudas, "mingitorio" (proviene del latín mingĕre, mear, y -torio) es un objeto utilizado para orinar, generalmente, ubicado en baños públicos masculinos. La diferencia entre "mingitorio" e "inodoro" es que el primero sólo se usa para orinar, es decir, para verter únicamente desechos líquidos y no sólidos.



Fuente: Diccionario de la Real Academia Española

20 de julio de 2011

Bien... no está escrita

Queridos amig@s, en el día de la amistad, les damos, nuevamente, la bienvenida a nuestro blog. Una vez más, publicamos una entrada acerca del buen uso de la ortografía... Como verán, esta palabra está mal escrita: "Bienbenidos", no existe. La razón, es que una de las reglas del uso de las letras, dice que se escribe v después de la consonante n. Y "no hay tu tía"...



Fuente: El arte de escribir bien en español, María Marta Negroni.

Imagen

18 de julio de 2011

Es duro que la escriban con "z"

Una de las reglas ortográficas dice que los adjetivos o sustantivos que terminan en -aso, -eso, -oso, -uso, llevan "s" . Ejemplos: fracaso, escaso, travieso, perezoso, difuso, etcétera. Por lo tanto, en esta foto, es incorrecto el uso de la letra "z" para la palabra "fracasar".

No es el caso de las terminaciones -aza, -azoque describen golpes o corresponden a aumentativos o despectivos. Ejemplos: zarpazo, latigazo, puñetazo, porrazo, cabezazo, codazo, etcétera.


 



Fuente: Cuadernillo de la lengua I

14 de julio de 2011

Fútbol: 16 claves para redactar mejor

En las noticias deportivas es frecuente el empleo inapropiado de términos o expresiones españolas y el abuso de extranjerismos. A continuación, se muestran algunas recomendaciones para evitar, en la medida de lo posible, estos malos usos en las informaciones sobre fútbol.

1. Es más adecuado emplear concentración de pretemporada o etapa de preparación que stage.

2. A veces se emplea el once, o los once, para aludir a un equipo; en este caso, si se habla de más de un equipo, debe utilizarse los onces: «Los onces que presentarán en el próximo partido el Madrid y el Barcelona...».

3. El término mediapunta se escribe en una sola palabra cuando designa a un jugador de fútbol; sin embargo, si se refiere a la posición se escribe separado: media punta.

4. La palabra córner  (plural córneres) se escribe con tilde por ser llana/grave, acabada en consonante distinta de -n o –s. Convive con las expresiones saque de esquina o tiro de esquina.

5. La grafía correcta es penalti (en plural, penaltis) y no penalty (su forma en inglés);  tampoco son correctos los plurales penalties ni penaltys. Ejemplo de uso incorrecto, diario La Nación: "El primer gol fue marcado por Naomi van As, a los 51 minutos, en un penalty-corner..."

6. La españolización de la expresión inglesa goal average es golaveraje. Se recomienda emplear diferencia (o promedio) de goles, de puntos o de tantos.

7. Derbi es la adaptación gráfica de la voz inglesa derby. No debe olvidarse la existencia de los equivalentes clásico y superclásico.

8. El empleo del adjetivo posesivo en lugar del determinante es un uso del francés y del inglés que conviene evitar. Por tanto, lo adecuado sería decir: «Se lesionó en la pierna derecha» y no «... en su pierna derecha».

9. Es incorrecto suprimir el artículo en la expresión por la banda derecha/izquierda.

10. Con los verbos perder y ganar, cuando se refieren a la diferencia en el resultado de un deporte, la preposición que se debe usar es por y no de.

11. Que un equipo gane con autoridad no significa que sea autoritario.

12. Para designar la cualidad de favorito no debe emplearse el término favoritismo, que se refiere a 'un trato de favor injusto que recibe alguien en perjuicio de otro'.

13. Hay que distinguir virtual campeón, que es alguien que aún no es campeón, pero podría llegar a serlo, de campeón virtual,  alguien que no es real.

14. No es lo mismo conseguir un triplete que ser tricampeón. Si un equipo gana tres competiciones distintas habrá conseguido un triplete, y si gana tres veces una misma competición se podrá hablar de él como tricampeón.

15. Es aconsejable que se emplee mejor jugador, jugador mejor valorado, jugador más valioso, etc. y no la sigla MVP (most valuable player). Ejemplo de este uso en el diario La Nación: "Contó con el inagotable Marcos Milinkovic, elegido MVP del torneo, como su arma letal". 

16. Tanto tiempo de descuento como tiempo añadido son expresiones válidas, ya que se añaden unos minutos que antes se habían descontado.


Fuente: Fundación del Español Urgente.
Imagen