"No hay que perder de vista que el corrector no es el autor de los textos"



29 de junio de 2015

El plural de la palabra "álbum" es "álbumes".



La forma propuesta por la RAE para el conjunto de hojas encuadernadas en las que se colecciona algo y para el estuche que contiene un disco sonoro o musical es álbum (y no álbun). Procede del latín álbum 'lo blanco', que designaba el encerado blanco en el que los funcionarios romanos daban a conocer sus edictos al pueblo. Su plural es álbumes y se consideran incorrectas la forma álbunes y albums.

4 de mayo de 2015

Coadyuvar, significado

Coadyuvar, y no coadyudar ni coayudar, es el verbo adecuado para expresar que se contribuye o ayuda a la consecución de algo.

Algunos medios de comunicación utilizan el verbo coadyudar en lugar de coadyuvar, posiblemente por un cruce impropio con ayudar: «Las salas especiales primera y segunda coadyudaron en la resolución de expedientes» o «A partir de allí todo coadyudó para que sus pasos tuvieran bases firmes».

El Diccionario panhispánico de dudas, de las Academias de la Lengua, señala que la forma adecuada es coadyuvar, por lo que en los ejemplos anteriores lo recomendado es «Las salas especiales primera y segunda coadyuvaron en la resolución de expedientes» y «A partir de allí todo coadyuvó para que sus pasos tuvieran bases firmes».

Por idénticas razones, tampoco es apropiado el uso de coadyudante, como en el siguiente ejemplo: «Las vitaminas que poseen las frutas son coadyudantes para mantener y regular un buen metabolismo»; aquí es coadyuvantes.


Fuente: Fundéu 

4 de marzo de 2015

Ícono o icono

Es la "representación pictórica religiosa propia de las iglesias cristianas orientales" y, en general, "signo que mantiene una relación de semejanza con el objeto representado"; en informática, "representación gráfica esquemática utilizada para identificar funciones o programas".

1. Esta palabra tiene dos acentuaciones válidas: la llana icono (pron. [ikóno]) es la más próxima a la etimología (del gr. bizantino eikón, -ónos, a través del fr. icone) y la de uso mayoritario en España; en América, en cambios, se usa más la esdrújula ícono. Debe evitarse en español el uso de la variante femenina icona, debida probablemente al influjo del italiano. 

2. Hoy se está extendiendo su empleo con el sentido de "persona que se ha convertido en símbolo o representante de algo": "Como icono del pop que es, Madonna reunió en escena instantáneas e imágenes que forman parte de la cultura popular de masas de nuestros días".


Fuente: Diccionario panhispánico de dudas. 

9 de enero de 2015

¿La génesis o el Génesis?

La palabra génesis en femenino (la génesisalude al origen o la causa de algo, mientras que en masculino y con mayúscula inicial (el Génesis) es el título del primer libro del Antiguo Testamento, como  explica el Diccionario académico.
Sin embargo, en los medios se ven con alguna frecuencia frases en las que, para referirse al primer significado, se usa el término en masculino, como en «Su capacidad para colaborar con sus compañeros en el génesis de las jugadas…» o «El génesis de esa decisión estuvo en una reunión del partido»
Aunque ambos significados están relacionados, ya que el Génesis es precisamente la parte del Antiguo Testamento en la que se presenta una explicación del origen del mundo, lo adecuado es utilizar el femenino cuando se quiere hablar sobre el principio de algo y reservar el masculino como nombre de ese libro en concreto.
Así, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir «Su capacidad para colaborar con sus compañeros en la génesis de las jugadas…» y «La génesis de esa decisión estuvo en una reunión del partido».

Fuente: Fundéu

12 de diciembre de 2014

Sic, definición

Es una palabra latina que puede traducirse como “así”. Su uso en nuestra lengua está vinculado a la expresión sic erat scriptum, que quiere decir “así fue escrito”. De este modo, sic se emplea como adverbio en los escritos para aclarar que una frase o palabra mencionada es textual.


Cuando una persona que escribe un texto incluye, habitualmente entre paréntesis, el adverbio sic, lo que está haciendo es indicar que lo dicho fue expresado de esa manera por otro individuo. Así justifica faltas de ortografíaerrores gramaticales o datos erróneos, que menciona en su texto sabiendo que lo dicho está mal, pero respetándolo por tratarse de una expresión literal de otra persona.


Supongamos que en un diario se publica el siguiente párrafo: 

“El presidente se negó a reunirse con el candidato opositor porque ‘está muy cansado y no tiene ganas de perder el tiempo por idioteces’ (sic), según señaló un integrante de su partido”.
Como se puede apreciar en este ejemplo, el periodista que escribe la nota apela al adverbio sic para aclarar que la frase fue dicha literalmente por otra persona. De este modo se justifica por la inclusión de una expresión que puede resultar grosera o violenta.

Otro ejemplo del uso de sic es el siguiente:

“Yo no escribí nada en la pared: cuando llegué al salón, la pared ya estaba escribida (sic). Le aseguro que soy inocente”. En este caso, el término sic aclara que el uso de “escribida” en lugar de “escrita” es adrede para respetar la literalidad de la expresión.







17 de noviembre de 2014

¿Qué es un trifelio?

Un trifelio surge cuando se pronuncia en voz alta una palabra repetidamente y aparece otra palabra. Es decir, no es escrito (como las palabras anagramas), sino que es hablado.
  • El trifelio puro sería cuando hay 3 sílabas, como “cásese” (que dicho rápido, aparece “seseca”).
  • El trifelio simple sería cuando solo hay dos sílabas, como “cala” (aparece “laca”).
  • También hay trifelios mixtos, que tienen parte de simple y de puros como “cama” y “amaca”.
La palabra trifelio no existe en el diccionario de la RAE. Podría ser una especie de anagrama pero el trifelio es diferente ya que no traspone letras sino sílabas y tiene sentido cuando lo pronuncias de manera hablada y no de manera escrita, a pesar que la wikipedia “lo mete todo en el mismo saco”.

Por ejemplo, el trifelio (simple) más famoso de todos es:
“monja” porque se puede decir: monjamonjamón… es decir, al decir la palabra “monja” rápidamente, aparece la palabra “jamón”.

LISTA DE TRIFELIOS SIMPLES:
  • amor mora.
  • bolo lobo.
  • bronca cabrón.
  • cala laca.
  • caña ñaca.
  • capa paca.
  • carro roca.
  • casa saca.
  • colo loco.
  • como moco.
  • copa paco.
  • cota taco.
  • gama maga.
  • gato toga.
  • goma mago.
  • jamón monja.
  • lapa pala.
  • lava bala.
  • lomo molo.
  • llama malla.
  • llave vella.
  • lleva valle.
  • paso sopa.
  • perra rrape.
  • posa sapo.
  • pata tapa.
  • pato topa.
  • peta tape.
  • soto toso.
LISTA DE TRIFELIOS PUROS
  • adios diosa.
  • bésela lávese.
  • casese “se seca”.
  • cucala “la cuca”.
  • labio viola.
  • pasese “sesepa”.
LISTA DE TRIFELIOS MIXTOS
  • cama amaca.
  • rama amarra.
NOTA: No confundir un trifelio con otras curiosidades gramaticales como las palabras:
  • Capicúa o palíndromo, que si se leen al revés, aparece la misma palabra. P.e. “reconocer” o “sometemos”.
  • Bifrontes, que son palíndromos especiales. Es una palabra o frase que permite un sentido leída de izquierda a derecha y otro distinto leída de derecha a izquierda. Por ejemplo: “La tele ves”, al revés se lee: “Se ve letal”.
  • Anagramas, que es la transposición de letras para crean una nueva palabra. P.e. “Roldán” y “Ladrón”.
  • Calambur, modificar el significado de una palabra o frase agrupando de distinta forma sus sílabas. P.e. “plátano es” y “plata no es”.
  • Pangramas o también llamados frases holoalfabéticas, que son frases que usan todas las letras posibles del alfabeto de un idioma. El más famoso en español es: “El veloz murciélago hindú comía feliz cardillo y kiwi. "La cigüeña tocaba el saxofón detrás del palenque de paja”
  • Lipogramas, que son textos que omiten expresamente una letra (o varias). Por ejemplo: “Yo los conozco, son ocho los monos”, omite todas las vocales menos la “o”.
  • Pipistrelos, también llamados panvocálicas o pentavocálicas, que son palabras que contienen las 5 vocales como: “murciélago”, “euforia”, “ayuntamiento”, “guineoecuatorial”, etc.


24 de octubre de 2014

Comer como Heliogábalo...

Dice el Diccionario de la Real Academia Española que un heliogábalo es una "persona dominada por la gula", y explica que es así "por alusión a Heliogábalo, emperador romano, que fue voraz". Cuenta la historia que en Roma nadie se atrevía a rechazar una invitación para cenar con el emperador. Lo mejor que se podía esperar era una velada de lo más desagradable, lo peor una muerte particularmente indigna. Porque el joven emperador dedicó su corto reinado a gastar pesadísimas bromas a algunos de sus infortunados súbditos.

Una de sus diversiones predilectas era invitar a cenar a los siete hombres más gordos de Roma. Se los sentaba en almohadones llenos de aire que eran pinchados de improviso por unos esclavos, derribando al suelo a los obesos comensales. A otros invitados se les servía comida artificial elaborada con cristal, mármol y marfil. La etiqueta exigía que la comieran.

Para un banquete él tenía 600 cerebros de avestruz preparados para su consumo y se disponía de 22 platos diferentes para el servicio. Una de sus extravagancias era que alimentaba a sus perros con foi gras.

Cuando se servía auténtica comida, los invitados debían estar preparados para encontrar arañas en la gelatina o excremento de león en la repostería. Quien comía demasiado y se quedaba adormilado podía despertar en una habitación llena de leones, leopardos y osos. Si sobrevivía a la impresión pronto descubría que los animales estaban domesticados

Con el objeto de convertirse en el sumo sacerdote de su nueva religión, Heliogábalo se hizo circuncidar. Herodiano relata que forzó a los senadores a contemplar su danza ante el altar de Deus Sol Invictus al toque de tambores y címbalos, y cada solsticio de verano celebró un gran festival en honor de la deidad, que se hizo muy popular entre las masas porque se distribuía comida en abundancia.

Heliogábalo desarrolló entre sus contemporáneos una reputación de excentricidad, decadencia y fanatismo que fue probablemente exagerada por sus sucesores y rivales políticos. Inmediatamente después de su muerte -fue asesinado en el año 222, cuando solo tenía dieciocho años- comenzó una campaña de propaganda contra Heliogábalo, atribuida tradicionalmente a Julia Avito Mamea. Circularon sobre él muchas historias denigrantes y falsas, y sus excentricidades pueden haberse exagerado. La más famosa de ellas, inmortalizada en una pintura del S. XIX, “Las rosas de Heliogábalo”, es que asfixió a invitados con una masa de «violetas y rosas» que se lanzaban desde arriba. 






Fuente: vanitatis.com, personajes



6 de octubre de 2014

¡Una selfi!

La grafía selfi, plural selfis, es una adaptación adecuada al español de la forma inglesa selfie, término empleado para referirse a las fotografías que uno toma de sí mismo, solo o en compañía de otros, en general con teléfonos móviles, tabletas o cámaras web.
La voz inglesa selfie (de self, ‘auto’ o ‘a sí mismo’) se utiliza con mucha frecuencia en los medios de comunicación en español, en ejemplos como «Todos se apuntaron a la ‘selfie’ de la presentadora» o «En agosto, un selfie en el que se mostraba al papa Francisco en compañía de un grupo de jóvenes dio la vuelta a la red».
Autofoto —con cierto uso ya: «Móviles diseñados para el arte de la autofoto», «… ha lanzado una campaña de autofotos para familiarizar a los europeos con el nuevo diseño»— o incluso autorretrato son alternativas completamente adecuadas en español, propuestas hace ya meses por la Fundéu BBVA.
Sin embargo, la evidencia del uso abrumador de la voz inglesa, tanto en medios hablados como escritos, sugiere la pertinencia de proponer la adaptación selfi (plural selfis), que refleja en español la pronunciación de este término inglés y no ofrece problemas de adaptación a nuestro sistema ortográfico.
Puesto que la forma inglesa en textos españoles se emplea en masculino y en femenino (el selfie/la selfie), y en tanto el uso mayoritario se decante por una u otra forma, la adaptación selfi puede considerarse también ambigua en cuanto al género (el/la selfi), como el/la mar, el/la armazón y otras muchas palabras.
Por lo tanto, en los ejemplos anteriores podría haberse escrito «Todos se apuntaron a la selfi de la presentadora» y «En agosto, un selfi en el que se mostraba al papa Francisco en compañía de un grupo de jóvenes dio la vuelta a la red».
De cualquier forma, si se elige emplear el anglicismo selfie, lo adecuado es escribirlo en cursiva o, si no se dispone de este tipo de letra, entre comillas.

Fuente: Fundéu

22 de septiembre de 2014

Cómo citar obras de arte...

Cuando el nombre de un artista se aplica a sus obras de creación, se mantiene la mayúscula y no son necesarias cursivas ni comillas: un Van Gogh, un Mondrian, dos Picassos…
Sin embargo, en los medios de comunicación es habitual encontrar frases como «Hacienda descubre un ‘van gogh’ en la caja de seguridad de un defraudador», «Un ‘mondrian’ que quiere ser el más caro del mundo» o «Los multimillonarios chinos, adictos a los ‘picassos’, los ‘dalís’ y los ‘mirós’».
Aunque en estos casos funcionan como sustantivos comunes, la Ortografía de la lengua española señala que «Cuando el nombre de un autor, sea completo, sea solo el apellido, se utiliza para designar cada una de sus obras, debe mantenerse la mayúscula del antropónimo». En los ejemplos con que se ilustra esta norma, no se emplea resalte tipográfico alguno.
Así pues, en las frases anteriores habría sido preferible escribir «Hacienda descubre un Van Gogh en la caja de seguridad de un defraudador», «Un Mondrian que quiere ser el más caro del mundo» o «Los multimillonarios chinos, adictos a los Picassos, los Dalís y los Mirós».


Fuente: Fundéu.

13 de septiembre de 2014

Deleznable...

La palabra deleznable puede significar ‘despreciable o censurable’, tal como señala el Diccionario del estudiante, de la Real Academia Española.
Según el Diccionario académico, esta voz significa sobre todo ‘de poca importancia’, ‘que se disgrega’ o ‘escurridizo’, razón por la cual este nuevo sentido ha sido censurado a menudo; sin embargo, lo recogen diversos diccionarios descriptivos, como el Clave, que señala que se puede aplicar a personas o acciones ‘que son reprobables, despreciables o viles’.
Dado su amplio uso, la propia Academia en su Diccionario del estudiante ya valida este significado y ofrece los siguientes ejemplos: «El terrorismo le parece deleznable» y «Deleznable comportamiento».
Vistas estas definiciones, no son rechazables frases como las siguientes: «Actitudes deleznables como el racismo han enturbiado el expediente», «El personaje es un hombre deleznable y capaz de todo» o «Ha cometido un acto deleznable políticamente como es intentar comprar a un concejal».

Fuente: Fundéu.